SOLIDARIDAD EN FRESNEDILLAS


El pasado 18 de diciembre tuvo lugar, en los locales de la Nave Nodriza (La Cabezuela), un acto solidario a favor de los refugiados internados en el campo Sinatex-Kavalari (Grecia).

Hubo una charla sobre el voluntariado en dicho campo, paella y cous cous, varias actuaciones musicales y, sobre todo, solidaridad a raudales.


Gracias a la contribución de los asistentes, el evento consiguió recaudar más de 1500 € que fueron transferidos a la cuenta solidaria de Bê Sînor – Sinatex Cultural Center.


  • Después de la evacuación de Idomeni, miles de refugiad@s fueron alojados en campamentos militares en el norte de Grecia. En el campamento Sinatex-Kavalari sobreviven 300 refugiad@s del Kurdistán sirio, de los cuales 120 son niñ@s.
  • Debido a la guerra, muchos de estos menores nunca han ido a la escuela y seguramente tendrán graves problemas de adaptación si en el futuro son reubicados en otros países de Europa. Una de sus necesidades básicas es la educación.
  • Conscientes de esta situación, Alexandra Aronsky y un grupo de voluntari@s crearon Bê Sînor – Sinatex Cultural Center. Se trata de un lugar de acogida que ofrece hacer algo útil durante los tediosos e interminables periodos de estancia obligatoria en el campamento.
  • Se imparten clases de árabe, kurdo, inglés, matemáticas, ciencia y geografía. También hay un jardín de infancia.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

img-7

Un domingo espléndido


 


captura


Europexs Avergonzadxs y Fresnedillas con los Refugiados agradecen su contribución a todas las personas que han participado directa o indirectamente en este evento


 

2 comments for “SOLIDARIDAD EN FRESNEDILLAS

  1. Rosa Angulo
    06/01/2017 at 6:20 pm

    Que maravilloso salió todo. Cuantas personas se unieron a este deseo de ayudar y colaborar para el campmento de Sinatex-Kavalari.
    Gracias!!!

  2. Jesús
    07/01/2017 at 11:06 pm

    Días como éste son la prueba de que estas iniciativas merecen mucho la pena. Me sentí muy honrado de participar en un acto tan estupendo, generoso y positivo, y la recaudación destinada a Bê Sînor dio fe de cómo la solidaridad mueve como una corriente eléctrica a la gente de este pueblo, y eso me hace sentir orgulloso de vivir aquí, a pesar de que nunca he sido una persona con inclinación al orgullo patrio.

    Pero, sobre todo, fue para quitarse el sombrero el trabajo llevado a cabo por ese grupo de personas estupendas que se hacen llamar Fresnedillas con los Refugiados, tanto de difusión las semanas previas al evento y venta de tickets, y por supuesto el tute que se dieron el día señalado, cocinando para todo el mundo y quedándose hasta bien entrada la noche recogiendo cuando ya se hubo ido la concurrencia. Quedé boquiabierto durante esos días ante la capacidad de organización de est@s muchach@s. Y todo con un fin absolutamente desinteresado. Y en mi humilde opinión, ni que decir tiene que este día no pudo tener un mejor escenario que la Nave Nodriza. Se siente muy bien participar allí de cosas como ésta.

    En definitiva, este día dejó un regusto muy muy dulce y muchas ganas de repetir en otra de éstas. ¡Cuando sea!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *