Contaminantes Hormonales

Los contaminantes hormonales, también conocidos como disruptores endocrinos (EDC, Endocrine Disrupting Chemicals), son sustancias químicas sintéticas capaces de alterar el funcionamiento normal del sistema hormonal de humanos y animales.

La exposición de los seres humanos a estos tóxicos se relaciona con el incremento enfermedades como infertilidad, malformaciones congénitas, cáncer de mama, próstata, testículos o tiroides, diabetes, obesidad, daños en el sistema inmune y alteraciones en el desarrollo neurológico, como autismo y síndrome de hiperactividad.

Los contaminantes hormonales se encuentran a nuestro alrededor en alimentos con residuos de ciertos pesticidas, en materiales de construcción, en material clínico y en productos de consumo habitual como plásticos y latas en contacto con alimentos, productos de limpieza, material informático, ropa, cosméticos, etc.

Ecologistas en Acción, dentro de su campaña Libres de contaminantes hormonales, hace público el documento Eliminación de contaminantes hormonales (Guía para administraciones locales) que pretende orientar a las administraciones públicas con objeto de reducir la exposición a estas sustancias.

Captura


La guía propone a las administraciones locales la aplicación de medidas de bajo coste pero con gran repercusión en la salud y el medio ambiente:

  1. Promover el uso de productos limpios a través de contratas y compras públicas. La guía aporta un listado de materiales libres de tóxicos para la construcción y equipamiento de edificios públicos.
  2. Fomentar el consumo de alimentos sanos y el uso de envases y utensilios de cocina libres de contaminantes hormonales en guarderías, comedores escolares, residencias y centros hospitalarios. Una dieta variada, que persiga reducir el consumo de pescados y carnes grasas; favorecer alimentos ecológicos; evitar ciertos envases; y calentar y cocinar alimentos en envases y utensilios inertes reduce la exposición a contaminantes hormonales
  3. Evitar el uso de plaguicidas tóxicos en espacios públicos. La fumigación de parques y jardines, el uso de herbicidas, la fumigación de centros escolares, centros sanitarios y otros espacios públicos cerrados exponen, innecesariamente, a la población a contaminantes hormonales. La guía identifica qué sustancias tóxicas deben evitarse y cuáles son las alternativas a su uso.
  4. Informar y formar a ciudadanos, sanitarios, educadores y periodistas. Los profesionales en contacto con las familias deben estar adecuadamente informados sobre los riesgos de estos contaminantes, las principales fuentes de exposición y la forma de reducirlas.

 

1 comment for “Contaminantes Hormonales

  1. Letizia Herrera Álvarez
    27/05/2016 at 11:22 pm

    Gracias por publicar esta noticia. Me parece importantísima la concienciación del ciudadano sobre estos productos.
    Me encantaría que hubiera una guía de este tipo en colegios además de ayuntamientos.
    Un saludo,
    Letizia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *