Guarderías versus Escuelas Infantiles

La Plataforma por la Defensa de la Educación Infantil 0-6 lanza una campaña de sensibilización para denunciar el uso habitual del término guardería, tanto por los medios de comunicación como por responsables políticos y sindicales, para referirse también a la Escuela Infantil.


La plataforma argumenta: del mismo modo que un asilo no es una residencia de mayores, que un manicomio no es un centro de salud mental o que un plumilla no es un periodista, una guardería no es una Escuela Infantil.


La campaña ha comenzado el domingo 21 de febrero dando difusión al artículo de la psicomotricista y pedagoga Alicia Alonso Gil en el periódico Escuela.

  • Alicia Alonso afirma que el desarrollo adecuado de las criaturas es el producto de un buen crecimiento (condiciones sociosanitarias y ambientales) y de una buena educación, aspecto que no puede reducirse a una mera instrucción. Considera que sólo desde la ignorancia y el desprecio se puede negar el carácter educativo de estas etapas vitales.
  • Explica que una buena escuela infantil construye la continuación del ambiente de la familia y fomenta la participación de esta última. Un centro infantil sigue un proyecto educativo que busca el desarrollo global y óptimo de todas las potencialidades de niños y niñas; considera que todas las actividades, sin excepción, son educativas, por lo que los tiempos de cuidados son un privilegio para construir el vínculo con las criaturas que construyen una identidad ajustada y positiva. L@s profesionales de la educación infantil se caracterizan por su alta cualificación y la necesidad de consensuar en equipo cualquier medida educativa que se aplique.
  • Considera que las guarderías cumplen básicamente con una función asistencial, como su denominación indica, con horarios muy amplios que sirven supuestamente a las necesidades de familias pero que lesionan los derechos de l@s niñ@s. En las guarderías los cuidados significan exclusivamente atender una función biológica, el juego es considerado un pasatiempo y lo educativo es instruccionismo. Además, las guarderías suelen estar atendidas por un número insuficiente de profesionales con contratos precarios.

La Plataforma por la Defensa de la Educación Infantil 0-6 exige políticas de Primera Infancia, sociales y públicas; una etapa de educación infantil inclusiva, con identidad propia; reconocimiento de la ciudadanía de l@s niñ@s y que las administraciones y la sociedad civil garanticen estos derechos básicos.



 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *