La vaquilla y las mascaradas de invierno

Las mascaradas de invierno son fiestas paganas, ritos prerromanos que misteriosamente han sobrevivido hasta nuestros días. Testigos de como hace miles de años los pobladores de la península ibérica veían y entendían el mundo.

El ciclo de las mascaradas comienza el 26 de diciembre con San Esteban y llega hasta el Carnaval.

Aunque encontramos en todo el noroeste de la península es la provicincia de Zamora y la de Tras o Montes en Portugal las que más concentración geográfica de mascaradas tienen

¿Qué características comunes  tienen?

La primera, que son en invierno. O por lo menos que en origen eran en Invierno. La mayoría se concentran entre La Navidad y el Carnval, aunque probablemente las que se realizan en carnaval hayan sido movidas a esa fecha en la que estaba permitido “disfrazarse para evitar prohibiciones”

Cigarrón de Verín

Cigarrón de Verín

La segunda característica es la presencia de máscaras. No todos los personajes tienen que ir enmascarados y la máscara se entiende en un sentido amplio. La pintura de la cara también es una máscara o la armadura de La Vaquilla.

Diablo de Luzón

Diablo de Luzón

Los cencerros son el tercer elemento común. Los hay grandes, pequeños, a la espalda. Los llaman “chocas” “campanos” “cencerros”. Pero siempre suenan.   Hay cencerros en Almonacidad, Verín, Laza, Palacios del Pan, Silió… lo que es más difícil encontrar son mascaradas sin cencerros

16197941412_ad7c155114_k

Zarramaco de La Vijanera

 

 

Botarga del Niño perdido

Botarga del Niño perdido

Los elementos fustigadores son el cuarto elemento.  Puede ser una honda como en Fresnedillas o una cachiporra como llevan las botargas pero siempre hay un elemento con el poder golpear como símbolo de fertilidad o purificación

Cucurrumachos de Navalosa

Cucurrumachos de Navalosa

El protagonismo de los mozos solteros, la exclusión de la mujer, petición por las casas….

Bernando Calvo Brioso en su libro sobre las mascaradas de Castilla y León  identifica hasta 12 rasgos comunes a las mascaradas de Castilla y León de los que la Vaquilla cumple estrictamente los 12.

 

TEXTO: ANA ALDEA

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *