El Escorial legaliza la tumba de la vidente por “motivos de seguridad”

Los restos mortales de la conocida como vidente de El Escorial, Luz Amparo Cuevas, no descansarán en el cementerio municipal como el resto de vecinos de este municipio. El Ayuntamiento, gobernado por el PP, ha autorizado su “enterramiento singular” con carácter temporal en la finca Prado Nuevo, lugar donde Cuevas aseguraba que se le aparecía la Virgen y donde recibió sepultura tras su fallecimiento en agosto de 2012. Los seguidores de esta mujer —llegan miles de todas partes de España y del extranjero los fines de semana— podrán así peregrinar hasta el fresno donde Cuevas decía que recibía los mensajes celestiales. Después, podrán acercarse al sarcófago de piedra donde hallan sus restos mortales, ubicado al aire libre y adosado a la pared de una capilla de madera edificada también con licencia provisional. También podrán hacer allí mismo donaciones o comprar múltiples recuerdos que se ofrecen a la entrada de la finca.

Pedro Besari, portavoz de la Fundación Virgen de los Dolores, se muestra muy satisfecho por la decisión municipal. Reconoce que no es un lugar de enterramiento habitual, pero apela a la excepcionalidad de la figura de Cuevas. “Se ratifica que por lo menos se han hecho las cosas bien, porque cumplíamos todos los requisitos”,declara. También advierte de que su congregación cuenta con el beneplácito eclesiástico. Se refiere a dos decretos del Arzobispado de Madrid de 1994 por los que se otorga al movimiento el carácter de asociación pública de fieles y de fundación autónoma de la Iglesia. Lo que no han logrado aún es que la Iglesia reconozca el carácter sobrenatural de las apariciones. En cuanto a la temporalidad de la licencia, Besari sostiene: “No nos preocupa en absoluto, porque es más una cuestión técnica que limitativa”.

Mariano Rodríguez, del grupo político Acción Plural, que ha solicitado al Ayuntamiento el expediente del caso junto a IU, replica: “No es extraño que no les inquiete. La licencia provisional de la capilla se les renueva sin problemas año tras año. Por eso, pensamos que [la nueva licencia] es un truco que enmascara su condición de permanente”. “En esta ocasión, el Ayuntamiento ha ido incluso más lejos para evitar la servidumbre de la actualización anual”, añade. El enterramiento tiene permiso hasta que se inicie el desarrollo del plan especial que tiene pendiente la finca desde hace años. “Es decir, mientras el Ayuntamiento no lleve a cabo esta actuación, no necesitará ninguna renovación”, concluye.

Santiago Herránz, de la Asociación Escorial Laico, espera conocer los detalles que permiten que la tumba permanezca en esta parcela. “Es increíble que el equipo de gobierno se pliegue al capricho de estos señores”, se queja. Herránz no descarta interponer un recurso contencioso administrativo contra el acuerdo municipal. La oposición tuvo noticias de la decisión municipal en el último pleno, aunque el permiso data de mayo pasado, según un comunicado del Consistorio.

El Ayuntamiento reconoce que la familia de la vidente la inhumó sin que se tuviera constancia en las dependencias municipales. Por este motivo, se abrió un expediente y se solicitó a la familia y a la propiedad de la finca que se regularizara la situación. Los interesados —miembros de la Fundación Pía Autónoma Virgen de los Dolores— se descolgaron con la petición de autorización de un enterramiento singular en Prado Nuevo. Aludían a circunstancias de interés público y “a la falta de idoneidad de las instalaciones del cementerio municipal para acoger la gran afluencia de peregrinos que visitan la tumba de la señora Cuevas”.

Dentro de los informes recabados por el Consistorio, se encuentra uno de la Policía Local que estudia las repercusiones de un posible traslado del cuerpo al camposanto del pueblo. “Por motivos de seguridad pública se recomienda que los restos permanezcan inhumados en Prado Nuevo”, según el comunicado enviado por el Ayuntamiento. Los servicios técnicos tampoco observaron ningún tipo de inconveniente urbanístico que impidiese la permanencia del sarcófago en la finca. Especifican que en la parcela no existen redes de abastecimiento de agua para el consumo humano y aluden a un informe geológico que manifiesta la no existencia de un foco de contaminación.

Sin embargo, en septiembre de 2012 la Consejería de Sanidad concluyó que el lugar elegido no era el adecuado, porque las inhumaciones de cadáveres se realizarán siempre en lugares de enterramiento autorizados. Aunque, como recuerda la nota municipal, la competencia en enterramientos, ya sea en cementerios públicos o privados, o fuera de estos emplazamientos, le corresponde al Ayuntamiento.

La parcela, situada en medio del campo, está calificada como no urbanizable, de especial protección grado 1. Esta normativa implica que se debe mantener la cubierta vegetal del suelo y preservarlo por su vulnerabilidad frente a actuaciones o impactos. “Algo que se ha pasado por alto en este caso, porque para autorizar el enterramiento se necesita el visto bueno de la Comunidad”, sostiene Juan Carlos Bueno, presidente de la Asociación de Víctimas de las Apariciones. “En el caso de la capilla, dicen que cuentan con permiso verbal del Gobierno regional”, puntualiza.

En medio de la polémica, los seguidores de Cuevas respiran ya más tranquilos. Porque, como opina uno de los fieles, “en otro lugar, algún desaprensivo hasta podría expoliar la tumba”. Y lo dice mientras ofrece folletos y estampas de la Virgen en una caseta de madera instalada a la entrada de la finca.

FUENTE: EL PAIS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *