Los ‘cabeza de turco’ de Robledo

Agresiones verbales, intimidaciones y daños materiales. David G. y Carlos G. M., dos jóvenes acusados de haber provocado un conato de incendio en Robledo de Chavela, a 40 kilómetros de la capital, aseguran estar viviendo un auténtico calvario. No se atreven ni a salir de sus casas. La filtración de sus nombres con su posteriordivulgación a través del boca a boca entre los vecinos de este pueblo ha hecho que estén atravesando su ‘via crucis’ personal.

Los dos difamados, de 26 y 29 años, fueron detenidos el viernes 29 de agosto en las proximidades del municipio y acusados de intentar provocar presuntamente un incendio. Rafael Cotta Gallardo, el abogado que aceptó la defensa de ambos muchachos, no duda en que sus clientes son inocentes ya que aún no se sabe si el fuego fue provocado: «La denuncia no se sostenía, de hecho, la jueza que instruyó el caso les puso en libertad inmediatamente por la falta de pruebas».

Para el letrado siempre debió prevalecer la presunción de inocencia, algo que se obvió en un reportaje realizado por un periódico un día después de la supuesta tentativa. «Fue un artículo subversivo, una noticia totalmente vulneradora. Creó un revuelo tremendo e innecesario ya que no están imputados. Sólo fueron detenidos porque pasaban por allí», apuntala Cotta.

El defensor explica que el linchamiento llega a unos límites que traspasan la legalidad y no cree que por el momento se vaya a detener: «Uno de los chicos se llegó a encontrar su coche con laslunas rotas y resquebrajadas, sin contar las numerosas amenazas verbales. Querían culpables y cogieron a David y Carlos como cabeza de turco». Al menor de los afectados, David, le cuesta creer que sea verdad la pesadilla que viven. Afirma que al ser un pueblo de 4.000 habitantes, el rumor, del cual desconoce su procedencia aunque intuye que viene de algún organismo oficial, corrió como la pólvora.

«El retén antiincendios que cuida los bosques y los montes de la zona vio que pasábamos por la carretera cerca de donde se produjeron las primeras llamas. Avisaron a la Guardia Civil y éstos nos detuvieron. Pasamos toda la noche en el calabozo hasta que nos llevaron ante la jueza que nos puso en libertad inmediatamente», recalca.

David ratifica que de momento los hechos van a ser investigados judicialmente. «Por ahora no hay nada que nos inculpe, pero todo el pueblo sabe quiénes somos. No me atrevo ni a sacar a pasear a mi perro. Incluso he empezado a ir al psicólogo, es muy difícil soportar las miradas desafiantes, la presión generada por las noticias o los insultos que recibimos por las redes sociales».

Y es que Facebook se ha convertido en la principal red utilizada, según los dos jóvenes, por algunos vecinos de su pueblo para amedrentarles y recriminarles todo lo acontecido el viernes 29 de agosto. «Os deberían colgar» o «lo pagaréis caro», son mensajes que reciben todas las semanas, siempre desde perfiles falsos.

Desde el Ayuntamiento de Robledo de Chavela aseguran desconocer la procedencia del filtrado de los nombres de ambos muchachos. El alcalde, Mario de la Fuente, asume que «probablemente no hayan sido ellos» ya que la sentencia del juez dice mucho a su favor.

«Los pueblos son muy duros. Yo he hablado con los dos chicos y les he dado ánimos… es cuestión de tiempo. La verdad saldrá a la luz», declaró a este diario el primer regidor, quien califica de desaprensivos a aquellas personas que la han tomado con David y Carlos.

Rafael Cotta cree que el incendio que sacudió Robledo en 2012 ha contribuido a agravar la reacción de algunas personas. «La localidad está muy sensibilizada. Se quemaron 1.200 hectáreas». El alcalde del municipio coincide con el abogado, exponiendo que el medio ambiente de su pueblo es su «mayor tesoro» y por culpa de «un innoble nos quedamos sin mucho de él».

FUENTE: EL MUNDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *