Un grupo católico instala cruces de manera ilegal en la Sierra de Guadarrama

«Un pater, un abanderado y un montón de valerosos católicos» están llevando a cabo en los últimos meses la «heroicidad» de intentar «coronar 1.300 cimas del Sistema Central, con acometividad y decisión, portando una estatua de la Virgen María de piedra artificial y una Cruz de hierro» para instalarlas en las mismas.

De momento, la Asociación Cruz de San Andrés, autora del comunicado y artífice de estas actividades ilegales, lleva instaladas cuatro cruces en los últimos meses, según el cuerpo de Agentes Forestales Peñalara, que ha pedido ayuda a través de las redes sociales para detectar los símbolos religiosos esparcidos por la Sierra madrileña y denunciar su colocación.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid ha retirado ya dos de las cruces, la última de ellas esta misma semana, en una cima de 1.540 metros de altura conocida como La Maliciosa, que se encuentra en la ladera sureste de la Sierra de Guadarrama, dentro del Parque Nacional. Para colocarlas, los expedicionarios utilizaron, según se puede leer en uno de sus comunicados, «cemento, agua y piedra».

Esta asociación, que ha bautizado la campaña como Objetivo 1.300, «la marcha católica para jóvenes por excelencia», contó en su última salida con la «participación desinteresada de un grupo de jóvenes de la asociación amiga Cruz de Borgoña», una organización carlista que, entre otras actividades, organiza campamentos para niños.

Cruz de San Andrés, fundada y presidida por el empresario barcelonés Efrén Pablos García, se autodenomina como «una asociación de seglares que desean ser la voz del pensamiento político tradicionalista». El propio Pablos exponía en una entrevista realizada en un portal católico que esta manera de pensar era «la única opción» para moralizar a la sociedad y librarla «del marxismo y del liberalismo», además de anunciar que en un futuro próximo crearía «una Plataforma Electoral Ciudadana».

Las actividades que están desarrollando dentro de este Objetivo 1.300 no entran dentro del marco legal vigente en estos momentos. La ley 7/2013 del Parque Nacional de Guadarrama establece que está «prohibido el establecimiento y colocación de cualquier tipo de construcción, edificación e instalación permanente».

Medio Ambiente matiza que para la instalación de este tipo de elementos «hay que pedir permiso» y, «salvo caso excepcional, normalmente no se concede». En todo caso, Cruz de San Andrés no lo ha pedido, según la Consejería.

La Comunidad de Madrid, al igual que este diario, se ha intentado poner en contacto sin éxito con la asociación para intentar esclarecer los hechos y conocer el número exacto de cruces que hay desperdigadas por la Sierra.

Medio Ambiente está intentando comunicarse con ellos «por otras vías» para analizar lo sucedido, retirar los símbolos y establecer las medidas punitivas pertinentes, que en estos casos suponen una sanción económica.

FUENTE: EL MUNDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *