El bosque, en alerta máxima

El aviso se ha convertido casi en un tópico de todos los años por estas fechas, pero en esta edición los montes madrileños se enfrentan a uno de los veranos más peligrosos. Las fuertes lluvias y las nevadas del pasado invierno y el calor de la primavera han hecho que la vegetación esté muy alta en el campo, con el consiguiente riesgo de fuertesincendios forestales. Las lluvias de la semana pasada han retrasado unos días el riesgo, lo que no ha frenado la puesta en marcha del Plan de Incendios Forestales de Madrid (Infoma). Este durará, si no cambian las previsiones, hasta el próximo 15 de septiembre.

Si por algo se caracteriza la región, es por tener una alta superficie forestal. El 52,3% de la superficie total se considera forestal, es decir, 420.092 hectáreas de las 802.792 totales. De estas, el 27,5% está considerado arbolado, mientras que el resto es forestal desarbolado. Eso hace que la superficie que haya que vigilar sea muy alto.

Las últimas lluvias y las tormentas de la semana pasada han dado una pequeña tregua a los incendios. Además, algo engañosa. La humedad ha frenado los posibles fuegos, pero también ha hecho que la vegetación crezca algo y haya más combustible en los montes. Los mayores problemas se dan en lo que los técnicos llaman el interfaz urbano-forestal. Se trata de esas zonas en las que las urbanizaciones están muy cerca de los bosques y cualquier acción de las personas puede afectar a la superficie arbórea. En caso de extinción, siempre existen unas prioridades. Lo fundamental es asegurar que no haya víctimas humanas, después las propiedades (edificios, construcciones,…) y por último la superficie forestal y arbolada.

“La sierra se encuentra en estos días bastante bien, con suficiente humedad, mientras que la zona sur y suroeste está más seca y puede haber mayor peligro”, destaca el director general de Seguridad Ciudadana de la Comunidad de Madrid, José Antonio Pérez.

Los fines de semana y los meses de julio y agosto son los más peligrosos. Los primeros, porque es cuando más gente va al campo y esa mayor presencia demográfica puede acarrear más peligros para el monte. Los meses centrales del verano son en los que se acumulan temperaturas más altas y mayor sequedad de las plantas. “Lo peligroso es cuando se da la llamada regla de los 30. Son tres condiciones que provocan graves problemas para apagar el fuego. Ocurre cuando la temperatura supera los 30 grados, hay una humedad relativa por debajo del 30% y el fuego se desarrolla en una zona con una pendiente de más de 30 grados”, describe la jefa de Bomberos de la Comunidad de Madrid, Pilar Hernán Martín. Una simple tormenta eléctrica, por otra parte bastante frecuentes en verano, puede desencadenar la tragedia.

“Lo que hay que recordar es que está prohibido hacer barbacoas en el campo y que hay que extremar las precauciones para arrojar vidrios que pueden actuar como una lupa o cigarrillos por la ventanilla del coche”, recuerda Pilar Hernán. “Eso sí, ante cualquier humo, por pequeño que sea, llamar al teléfono de emergencias 112, que además es gratuito”, añade.

“La gran cantidad de medios que tenemos en la región hacen que la mayoría de los fuegos, alrededor del 85%, queden solo en conatos”, destaca el director de Seguridad Ciudadana. Los efectivos para el presente Infoma son los mismos que el año pasado. En total, 2.649 personas entre bomberos, agentes forestales, retenes forestales,apoyados por 500 vehículos especiales para este tipo de fuegos y nueve helicópteros. De estos, cuatro están dedicados a las brigadas helitransportadas de los retenes forestales (10 personas por aeronave), otros cuatro de extinción dotados con potentes bolsas para descargar agua y el noveno para coordinar los trabajos y para enviar imágenes en tiempo real a los centros de control. También colaboran 311 efectivos de 45 Ayuntamientos de la región, que serán los encargados de atacar en el primer momento el fuego hasta que lleguen los refuerzos. Para ello contarán con una bomba ligera.

La red de vigilancia está formada por 42 puntos de observación, ubicados en puntos estratégicos para controlar el área forestal de la región. Algunos sindicatos se han quejado del pésimo estado en el que se encuentran algunas de estas torres que carecen de las mínimas condiciones para desarrollar el trabajo de los profesionales.

Una labor que muchas veces pasa inadvertida para el público en general es la que hacen los 230 agentes forestales. Entre sus funciones está patrullar por 80 rutas de las zonas arbóreas, que son las más delicadas. “Suelen ir andando en las áreas en las que hay más afluencia de gente, de turistas y de coches. Son vigilancias más específicas cuando se dan las condiciones más propicias para que haya un incendio”, explica el director general de Seguridad Interior, Francisco Oliver. Sus otras funciones son el detectar los incendios, el ayudar en la extinción y el investigar las causas. “En caso de que haya indicios de delito, trabajan de manera conjunta con la Guardia Civil”, añade Oliver, que destaca que el 40% de los fuegos suele obedecer a negligencias por parte de las personas que acuden al monte. “Eso sí, cada vez, la gente está más concienciada”, resume el director general.

FUENTE: EL PAIS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *