Apagón digital en la sierra

58 pueblos se quedarán sin TDT a final de año si no pagan los repetidores

La Comunidad los mantenía hasta ahora, pero los municipios carecen de fondos

Unos 130.000 ciudadanos serán afectados, el 2% de los madrileños

La opinión de nuestro alcalde:

“Fresnedillas de la Oliva (1.400 habitantes) es otro de los municipios que pasaron al negro en 2010. Su alcalde, Antonio Reguilón, del PP, tampoco ha recibido ninguna información sobre lo que les va a suponer económicamente que el Gobierno regional deje de financiar los repetidores. Él es partidario de esperar un poco hasta saber de qué forma les afecta. “Personalmente pienso que el coste lo deberían asumir las cadenas privadas”, comenta el regidor popular.”

A continuación transcribimos el articulo completo publicado en El Pais.

“A partir del 1 de enero de 2015, un total de 58 pequeños municipios madrileños tendrán que pagar el gasto del mantenimiento de los repetidores que les permiten ver la televisión. Si no lo hacen, se quedarán sin el servicio. Los alcaldes ya anuncian que no disponen de fondos para ello. Hasta ahora, la Comunidad se hacía cargo de este gasto porque estas localidades habían caído, de forma total o parcial, en zona de sombra (áreas sin señal televisiva) a causa del apagón analógico que provocó la llegada de la televisión digital terrestre (TDT) en 2010. En total, unos 130.000 afectados, el 2% de los madrileños.

La Consejería de Presidencia considera que gestionar este servicio no es de su competencia y que lo han hecho hasta ahora para ayudar a los pueblos a adaptarse a la nueva situación. El problema afecta sobre todo a pequeños términos municipales de la Sierra Norte, con una orografía complicada, aunque también se extiende a áreas de municipios mayores como Las Rozas o Móstoles.

Cada Ayuntamiento está obligado a abonar entre 400 y 40.000 euros

La Comunidad de Madrid, ante la falta de fondos de los ayuntamientos, acudió entonces en su ayuda y se hizo cargo de la instalación de los repetidores y de su mantenimiento. Convocó una licitación para dar cobertura al 100% de la población, que ganó la empresa Abertis. El contrato con esta compañía se ha prorrogado durante estos cuatro años. Una solución perfecta, hasta que el pasado 24 de marzo la consejería convocó a los alcaldes afectados para informarles de que la ayuda tocaba a su fin.

Para lo que queda de año, la Comunidad de Madrid continuará abonando el 80% del importe del mantenimiento de los repetidores, cuya cuantía exacta desconocen todavía los municipios afectados. “En la reunión quedaron en que nos enviarían la documentación completa con la inversión que nos toca realizar a cada uno, pero hasta la fecha no hemos recibido nada”, aclara Óscar Monterrubio, alcalde de Robregordo (PSM), un pueblo de tan solo 68 habitantes. “Se habló de una amplia horquilla de entre 800 y 40.000 euros, pero sin ningún papel que respaldara estos datos”, dice el regidor. “Hay que tener en cuenta que la tele es una de las pocas actividades de ocio que tienen nuestros vecinos, sobre todo porque nuestra población es mayor, así que no nos podemos quedar sin ese servicio”, prosigue.

Fuentes de la Consejería de Presidencia mantienen, sin embargo, que los municipios ya sabían desde 2010 que la subvención no era para siempre. “Lo hicimos motu proprio para que no les afectara tan de repente. Algunos se han ido adaptando ya y están pagando la cuota”, sostiene un portavoz oficial. Al mismo tiempo, añade que las cantidades no van a ser grandes, por ejemplo, a Robregordo le corresponderán 369 euros.

A la sombra

Municipios afectados: 58 pueblos,de forma total o parcial desde el apagón analógico de 2010 que dejó paso a la televisión digital terreste (TDT). Cayeron en una zona de sombra que les impedía ver la televisión por la falta de repetidores cercanos.

 Población implicada: unas 130.000 personas, el 2% de los madrileños.

Fecha del cambio de modelo: el 1 de enero de 2015 la Comunidad de Madrid dejará de abonar los gastos del mantenimiento de los repetidores que permiten ver los canales de televisión y los tendrán que asumir los afectados.

Nuevo apagón: el 1 de enero de 2015 entra en vigor el dividendo digital, con el que se liberarán frecuencias para que las usen las operadoras de móviles e implementen el 4G.

La inversión realizada por la Comunidad de Madrid hasta el momento ronda los cuatro millones, según datos ofrecidos en la reunión de marzo. Es decir, un millón anual repartido entre los 58 pueblos afectados.

El problema se complica debido a que en la fecha elegida por el Gobierno regional para endosar a los pueblos la gestión de su TDT, está previsto que se produzca otro apagón, el llamado dividendo digital. Este cambio implica la migración de la emisión de los canales de TDT hacia otras bandas del espectro radioeléctrico y dejar así libres una serie de frecuencias para las operadoras de telecomunicaciones para ofrecer el 4G, la telefonía de última generación. “Yo lo veo como una forma de quitarse ese muerto, porque tampoco sabemos que implicaciones económicas tendrá el nuevo espectro, si servirán los repetidores o habrá que cambiarlos o adaptarlos”, desconfía el alcalde socialista de Robregordo.

Fresnedillas de la Oliva (1.400 habitantes) es otro de los municipios que pasaron al negro en 2010. Su alcalde, Antonio Reguilón, del PP, tampoco ha recibido ninguna información sobre lo que les va a suponer económicamente que el Gobierno regional deje de financiar los repetidores. Él es partidario de esperar un poco hasta saber de qué forma les afecta. “Personalmente pienso que el coste lo deberían asumir las cadenas privadas”, comenta el regidor popular.

Con la modificación planteada por la Consejería de Presidencia, la gestión del servicio pasará a depender directamente de los Ayuntamientos, para lo que es necesario firmar convenios entre la Comunidad y los afectados. Algo que también se prevé complicado, porque en ocasiones los repetidores se encuentran en un término municipal aunque den servicio a otros. Por ejemplo, el instalado en Gargantilla de Lozoya —que recibe la señal de la Bola del Mundo— ofrece cobertura a Canencia y a Garganta. Una de las ventajas es que podrán elegir qué operador quieren, dicen desde la Comunidad. Sin embargo, algunos de los regidores se plantean la razón por la que se les penaliza por ver la televisión, mientras que para el resto de la población es gratis.

Ayudas ilegales

La Comisión Europea estableció en junio del año pasado que las subvenciones otorgadas para extender la red de difusión de la televisión digital terreste (TDT) a las zonas más remotas y con dificultades orográficas en España eran ayudas ilegales porque no respetaban la neutralidad tecnológica. Los operadores que transmiten las señales de la TDT tendrán que devolver 260 millones de euros.

El problema se debe a que las subvenciones se otorgaron exclusivamente a la tecnología terrestre, dejando fuera otras alternativas como el satélite o el cable. De tal forma que la medida favorece a la tecnología digital terrestre en detrimento de otras. La decisión de Europa resolvió así un recurso interpuesto por la compañía europea de satélites Astra.

Bruselas afirmó que los operadores de plataformas terrestres recibieron una ventaja selectiva con respecto a sus competidores que comercializan otro tipo de tecnología, porque deberán reembolsarla al contribuyente español. Las ayudas repartidas por las comunidades autónomas han afectado a cerca de 425.000 hogares.

En Madrid, el apagón analógico dejó zonas de sombra, sobre todo en los pueblos de la sierra madrileña que presentan una orografía complicada. La Comunidad de Madrid decidió ayudar a los pueblos madrileños a los que no les llegaba la señal del Pirulí y convocó un concurso que ganó la empresa Abertis en 2010. Desde entonces ha estado subvencionando la gestión de este servicio a los municipios afectados. Una ayuda que anuncia que va a cortar en enero próximo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *