Siete senderos locales, homologados por la Federación Madrileña de Montañismo

Guadarrama ha conseguido la homologación de siete de sus senderos locales por parte de la Federación Madrileña de Montañismo (FMM). Unos certificados, los primeros que se otorgan en la Comunidad de Madrid, que suponen el sello de calidad para estas áreas naturales.
Según indican desde el Ayuntamiento, se trata de “una excelente noticia que supone un gran paso para la oferta turística medioambiental de la localidad que, a través de su Plan de Dinamización Turística, está realizando un importante esfuerzo para poner en valor todos los recursos naturales del entorno”.
La peculiaridad del balizado horizontal de estos senderos certificados es que, además de las tradicionales marcas blanca y verde, se añade un punto de color para distinguirlos, al ser todos del tipo Sendero Local (SL), con alguna parte coincidente.

En concreto, las rutas homologadasson las de Cabeza Líjar (recorrido circular que coincide con el GR-10 desde el Puerto del León), Álamos Blancos (en la parte alta del bosque de La Jarosa), Arcipreste de Hita (parte de la estación de Tablada, siguiendo el Cordel de Valladolid hasta el monumento al Arcipreste), Vías Pecuarias (se inicia en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Guadarrama y transcurre por las vías pecuarias que rodean la Dehesa de los Poyales hasta la Pradera de los Guindos), Por las Trincheras (permite ver edificaciones de la Guerra Civil diseminadas en el pinar), En Busca del Agua (desde la zona recreativa de El Cordobés, continuando hasta una desviación que lleva a la Cerca de Felipe II) y.Dehesa de Abajo (el paseo se inicia en la zona recreativa situada junto al colegio Villa de Guadarrama).
“La homologación de estos siete senderos es una muestra más de la apuesta por convertir a Guadarrama en una localidad de referencia turística, gracias a los pequeños pasos que día a día se están dando desde el Ayuntamiento para poner en valor una riqueza medioambiental de carácter extraordinario”, explicó la alcaldesa, Carmen María Pérez del Molino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *