Ecologistas denuncian apedreamiento de cántaros con palomas vivas en su interior –

La Asociación Nacional para la Protección y Bienestar de los Animales (ANPBA) ha emprendido acciones legales, a las que se han sumado el Defensor del Pueblo y el Ministerio de Medio Ambiente, para evitar el maltrato a palomas durante el festejo de Domingo de Resurrección en la localidad madrileña de Robledo de Chavela.

El daño se produce durante un espectáculo popular organizado por el Ayuntamiento de Robledo de Chavela y conocido como “el Judas”, que consiste en colgar a una altura elevada un monigote disfrazado como un personaje conocido pero desprestigiado o poco querido, rodeado de varios cántaros con palomas vivas en su interior.

 

Al grito del pregonero de “¿Quién te mató? ¡Aquel! ¡A pedradas con él!”, los asistentes comienzan a arrojar piedras contra el muñeco y las vasijas con la intención de que, al romperse éstas, las palomas puedan salir volando.

 

Esta representación se repetirá el próximo domingo día 20 durante la celebración de esta festividad religiosa pese a la denuncia de la ANPBA, que considera que el trato infligido a las aves vulnera la Ley de Protección de los Animales de la Comunidad de Madrid, que tipifica como infracción administrativa “muy grave” la utilización de animales en fiestas.

 

En repuesta a las actuaciones judiciales emprendidas en 2013 por esta asociación, el Área de protección Animal de la Dirección General de Medio Ambiente, se ha sumado a la condena con una propuesta de incoación de expediente administrativo sancionador contra el gobierno municipal, que se encuentra actualmente pendiente de resolución.

 

El defensor del Pueblo también ha dado crédito a esta protesta y ha incluido la fiesta de “el Judas” como un caso de “maltrato animal en fiestas”, en su Informe Anual 2013.

 

Además la ANPBA ha enviado al alcalde una solicitud “de acuerdo con la responsabilidad que le afecta, de velar para que se lleven a cabo en su municipio prácticas adecuadas, y en su posición de garante del cumplimiento de la legalidad”.

 

Hasta el momento el Ayuntamiento ha mantenido la programación festiva, aclarando en su página web que “antiguamente” eran otros animales los que se introducían en el cántaro y caían al vacío tras ser apedreados mientras que “en la actualidad, se ha conseguido cambiar esa costumbre sustituyéndolos por caramelos y confeti, pero manteniendo las palomas”. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *