bando / vandálico

Bando_vándalosComo el granizo no sabe pintar,  no cabe duda de que el culpable es otro. Un vándalo, seguro, que, olvidada su ancestral convivencia con alanos y suevos, dedica el tiempo a socavar la nuestra, garabateando sobre los muros desconchados del polideportivo. Así que no hay que reparar en gastos hasta que el o los culpables sean identificados, debidamente juzgados y condenados a, al menos, 4 días de localización permanente y 15 de multa con cuota diaria de 6 euros. No deseamos otra cosa las gentes de pro que, en los albores del siglo XXI, hemos renunciado al uso de horcas y palos para aplacar nuestra sed de justicia.

Y, así también, hace muy bien nuestro primer edil convocándonos por fin a la participación ciudadana en asuntos tan graves como este, que tienen la virtud de aunarnos a los vecinos ante el reto del bien común diez veces mejor que los triunfos de La Roja.

Igualmente haría bien -nuestro alcalde- si advirtiera el retraso de unas obras que con un plazo de ejecución de ocho meses llevan ya diecisiete sin terminarse y que nos tienen la calle como si hubieran pasado por allí, pues eso, los vándalos.

WP_20140321_005WP_20140321_004WP_20140321_006

2 comments for “bando / vandálico

  1. La Roja
    26/03/2014 at 9:03 am

    Tiene usted razón, don posteador, bastante más vandálico es el estado en el que tiene este ayuntamiento la obra del parking, y sus alrededores. Esto hace que los grafitis, disimulen el deterioro de los muros, y, como poco, den un toque de modernidad, que podría aprovecharse para ahorrar en mantenimiento y que la juventud jaranda exprese sus aptitudes artísticas. Mejor sería canalizar esa fuerza expresiva, cediéndoles espacios para su desarrollo. Hay que ser inteligentes y no ver demonios por todos lados.
    Hay barrios marginales donde se llaman a grafiteros consagrados para promover acciones que ayuden a la juventud en su integración social. Incluso iglesias. Y si no, que aprendan de mosén Ramón Mor, vicario de Santa Eulalia de Provençana.

  2. El del moño
    26/03/2014 at 4:00 pm

    Benditos esos días que la creatividad era terreno exclusivo de grafiteros y malditos estos días en los que los contables de lo público se dedican a volcar su creatividad en las cuentas de lo nuestro. No es sólo que se quedan con lo nuestro, es que es intrusismo profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *