La defensora del pueblo critica la exposición fascista de Quijorna

La exposición con parafernalia franquista y nazi que se celebró en un colegio público de Quijorna, a finales de septiembre, sigue creando polémica. La última en pronunciarse ha sido la defensora del pueblo, que critica en un escrito la decisión del Ayuntamiento y le recrimina que no hubiera evitado la celebración de la exposición, abierta a todos los públicos. La institución que dirige Soledad Becerril recuerda al Consistorio, gobernado por el PP, que debe frenar actos en los que se busque la “exaltación” de la guerra o se haga apología de la “represión de la dictadura”.

En el polideportivo del colegio Príncipes de Asturias del municipio del suroeste madrileño (3.000 habitantes) se vendieron durante la feria celebrada un sábado banderas preconstitucionales, pósteres del dictador Francisco Franco, cuadros con la efigie de José Antonio, fundador de la Falange, estandartes con la esvástica nazi, parches con la calavera emblema de las SS Totenkopf y material de distintos grupos ultras de fútbol, entre otros enseres.

La noticia, destapada por EL PAÍS, provocó un aluvión de críticas a la regidora, Mercedes García. La edil fue cuestionada y criticada durante los días posteriores tanto dentro como fuera de su partido. La Comunidad de Madrid alegó que no le habían comunicado la celebración del evento. Representantes de la inspección educativa acudieron al centro tras la denuncia pública para “conocer los hechos y las circunstancias”, según recoge el escrito de la oficina del Defensor.

La regidora, que no fue sancionada, se defendió asegurando que no tenía intención de herir los sentimientos de nadie con la exposición y que, cuando la visitó, no se percató en su recorrido de que hubiera banderas predemocráticas o cruces gamadas en los expositores. El PP cuenta con seis concejales en el municipio, por los cuatro del Grupo Independiente de Quijorna y una edil del PSOE. Becerril añade en su escrito que el equipo de Gobierno debía haber informado “con antelación” a los grupos municipales para facilitar que controlen y fiscalicen sus actuaciones en el pleno. También indica que tenían que haber informado a la dirección del centro. José Luis Pérez Maroto, primer teniente de alcalde de Quijorna, evitó ayer valorar esta crítica. Maroto consideró que este asunto es solo “carnaza” y rechazó hacer declaraciones a este periódico, tras indicar que están “hartos” del tema.

El escrito del Defensor responde a las alegaciones presentadas por el PSOE y por la federación de trabajadores de la enseñanza Fete-UGT. “Espero que se tomen las medidas oportunas para que esto no se vuelva a repetir en ningún colegio público, privado o concertado”, señaló ayer la edil socialista Azucena Concejo, que denunció la exposición ante la Guardia Civil junto a otros particulares. Concejo pide a la Consejería de Educación que fije “un marco normativo” que evite estas celebraciones en cualquier centro.

El sindicato UGT, por su parte, denunció el “claro carácter violento y de exaltación del fascismo” del evento organizado por el equipo de Gobierno municipal en el único colegio público de la localidad. Para UGT, la actuación de la alcaldesa cuestiona “muy seriamente” su capacidad para gobernar, según alegaron ante la oficina del Defensor.

También consideraron en sus alegaciones que la exposición “no preserva de ninguna manera” distintos valores recogidos en la legislación actual, sino que fomenta otros como “la violencia y la discriminación” al incluir símbolos que “chocan frontalmente con los valores constitucionales y de Estado social y de derecho”. El sindicato recuerda que otros países europeos van más allá en la vigilancia de este tipo de actuaciones y prohíben los símbolos nazis o las banderas de los ultras “que utilizan como estandarte de guerra o violencia callejera”

FUENTE: EL PAIS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *