Réquiem por las montañas y espacios protegidos madrileños

FUENTE: ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

En el Día Internacional de las Montañas rendimos homenaje a las montañas, espacios protegidos, vías pecuarias y montes de utilidad pública que sucumben ante la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas.

ARBA, la Asociación Ecologista del Jarama El Soto, Ecologistas en Acción, GRAMA y Jarama Vivo, han celebrado un funeral en la Puerta del Sol y delante de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Queridos amigos y compañeras:

Estamos aquí reunidos para dar el último adiós a nuestras mejores mon

tañas: Peñalara, Dos Hermanas, Guarramillas, Cabezas de Hierro, Maliciosa, etc. También a nuestros queridos espacios protegidos, el mayor el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares con 28 años de edad, el Parque Natural de Peñalara con 23 años, el Parque Regional del Sureste con 19 años y el más joven y adolescente, el Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama con 14 años.

Nuestras montañas y sus hermanos, los espacios protegidos han sido víctimas del ensañamiento del neoliberalismo que en su ignorancia y miopía creen que la conservación y protección de la naturaleza obstaculiza el desarrollo, su concepto de desarrollo: grandes infraestructuras sin uso, conglomerados urbanísticos vacíos, hoteles de lujo en mitad de los mejores bosques, desafectación y ocupación de vías pecuarias en aras de la especulación, etc.

En nombre del capital depredador que nos deja sin educación, sin sanidad y sin derechos laborales, han matado a nuestras mejores montañas y han herido mortalmente a nuestros cuatro espacios protegidos. Pero también han asestado un duro golpe a los caminos históricos que los surcan desde tiempo inmemorial, las vías pecuarias y a los montes públicos que sobrevivieron a las desamortizaciones de los ministros de hacienda del siglo XIX, quienes en su ceguera liberal vendieron numerosas propiedades del Estado y de los municipios. Los terrenos forestales públicos que hace un siglo no fueron vendidos por su función social son los que han llegado a nuestros días como montes de utilidad pública. Estos montes, hoy también caen ante el neoliberalismo mediocre de Borja Sarasola, el Consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y del Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

Ambos son los máximos responsables de las medidas antiambientales introducidas en la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas que se aprobarán el 19 de diciembre en la Asamblea de Madrid. La Ley deroga el Parque Natural de Peñalara y reducirá la superficie del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, desprotegiendo -en aras de la caricatura de lo que debería ser un Parque Nacional- nuestras más emblemáticas montañas.

Pero no contentos con ello, el manto boscoso que cubre la ladera este de Peñalara, el pinar de los Belgas, verá segregada su gestión. Cuarenta hectáreas se trasladará, cual ficha de un parchís virtual, al Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, mientras la gestión del monte, casi 2000 hectáreas, queda en un vacío. La colonia de buitre negro que habita en estos pinares, nos traslada su más profundo pesar y repudia tanta ignorancia y perversidad.

La misma Ley hiere mortalmente a los tres espacios protegidos que nos restan, tras la muerte de Peñalara – el mutilado Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, el Parque Regional del Sureste y el Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama- al introducir usos urbanísticos, turísticos y hosteleros, hasta ahora vetados en estos espacios.

Las vías pecuarias que tanto nos han aportado permitiendo el traslado del ganado que a su vez nos ha proporcionado alimento y abrigo, podrán ser ocupadas por particulares. Precisamente los mismos que han usurpado más del 40% de la red de vías pecuarias de la Comunidad de Madrid, provocando la pérdida irreparable de más de 1.600 km.

Pero además en los montes de utilidad pública, la Ley, incrementa los plazos de ocupación privada de 15 a 75 años haciendo posible, de esta forma, la privatización encubierta de este rico patrimonio forestal.

Hoy lloramos por la pérdida de nuestro patrimonio natural, pero estas lágrimas serán el manantial que nos nutra para proclamar la injusticia y los intereses que se esconden detrás de tal infame acto.

Hoy os enterramos pero jamás os olvidaremos. Deseamos que cuando la justicia sea hecha por y para las personas honestas y de bien, esta terrible agresión tenga su castigo. Por ello seguiremos luchando

¡Basta de desprotección!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *