Robledo, ‘paraíso fiscal’ del automóvil en Madrid

FUENTE: EL MUNDO

La única gasolinera de Robledo de Chavela, situado al oeste de laComunidad, puede hacer frente a su Robledo de Chavela actividad con sólo un empleado. Tres surtidores son suficientes para cubrir la demanda de esta localidad de poco más de 4.000 habitantes. Pero pese a esta normalidad, la Dirección General de Tráfico calculó en este término municipal en su último censo -julio de 2013- un parque automovilístico de 111.111 vehículos, 34 por cada habitante mayor de 18 años.

Y es que Robledo, un pueblo en el que no existen las zonas azules ni verdes de estacionamiento, es el municipio de España que más nuevas matriculaciones de turismos de titularidad jurídica anota cada año -34.396 en 2012, casi el 10% del número total que se realizó en España-. Mientras, núcleos urbanos como Madrid y Barcelona sumaron entre ambos 14.757, menos de la mitad que Robledo.

Este municipio junto a otras cuatro localidades madrileñas, Moralzarzal, Navacerrada, Alcobendas y Collado Mediano, acaparan más de un 30% de los nuevos turismos a nombre de empresas que se registraron en nuestro país. Una de cada tres nuevas matriculaciones son realizadas en estos ayuntamientos atraídas por las atractivas tarifas del Impuesto sobre los vehículos de tracción mecánica (IVTM), un tributo que están obligados a pagar anualmente todos los titulares de estos bienes y que ha sido visto por ayuntamientos y empresas como «la gallina de los huevos de oro», según el presidente de Automovilistas Europeos Asociados, Mario Arnaldo.

Potencia del vehículo

Los ayuntamientos son los encargados de establecer la cuota de este impuesto dentro de una horquilla fijada en función de la potencia del vehículo. Además, se abre la posibilidad de poder aplicar bonificaciones por el tipo de carburante o motor utilizado. De esta forma, estos municipios aplican el mínimo legal estipulado y además ofrecen una bonificación del 75% a todos los vehículos censados para poder sanear sus arcas. Todo legal.

Si en Madrid el propietario de un Peugeot 206, cuya carga impositiva se corresponde con la de 11 Caballos Fiscales, paga en concepto de IVTM 64 euros, en municipios como Robledo o Moralzarzal, el titular del mismo abona 8,52 euros, una diferencia de más de 55 euros. Es más, este desajuste aumenta en el siguiente escalafón de tarifas, ya que un W. Golf de gama media -12 caballos fiscales- aporta a las arcas municipales de los municipios señalados 17,98 euros, mientras que en Madrid tributa 137 euros. Un ahorro anual para el propietario de 110 euros.

«Yo sé que pago poco, ni diez euros por nuestro coche. A mí me parece estupendo», explica un vecino de Robledo, quien es consciente de que a tan sólo ocho kilómetros de distancia, en Fresnedillas de la Oliva, las tarifas del impuesto doblan a las de su localidad. «Lo que tienen que hacer es bajarlo en todos los pueblos, si aquí se hace es porque se puede», dice un trabajador de un taller mecánico de Robledo.

Este mismo se asombra al conocer que su pueblo cuenta con una tasa de motorización de 34 vehículos por vecino. «A mí que me registren, yo tengo un coche para toda mi familia y una motillo. Esas son las empresas que se vienen aquí para pagar menos, pero esos vehículos no han pisado estas calles en la vida», avisa el vecino.

Balances económicos

Efectivamente, estas considerables diferencias en las tarifas han sido aprovechadas por empresas de rent car y renting para sanear sus balances económicos desde que en 2001 se eliminase la matriculación con el indicador provincial. Para beneficiarse de esta medida, las empresas se han visto obligadas a darse de alta en el Impuesto local de actividades económicas a través de la apertura de una filial del grupo empresarial.

«Tenemos un municipio donde se hacen todos los registros de nuevas matriculaciones, Robledo de Chavela», reconoce a ELMUNDO un trabajador de Ald Automotive, una empresa dedicada al alquiler de vehículos a otras sociedades, que cuenta con una flota de más de 50.000 vehículos. «Allí el impuesto de circulación es más barato, por eso estamos ahí», explica este mismo empleado.

Desde el inicio de esta práctica, los parques automovilísticos de Moralzarzal, Navacerrada, Alcobendas o Collado Mediano han crecido desmesuradamente. Robledo, que en el año 2000 disponía de 1.514 vehículos, pasó a tener en el siguiente año, 27.971. Y continuando con una tendencia de incremento desde entonces, llegó en 2012 a acumular 111.111 vehículos que tributaban a sus arcas municipales. Otros municipios como Navacerrada se incorporaron más tarde a este «mercado» y pasó de tener 3.522 en 2009 a disponer dos años más tarde de 20.411.

«Un impuesto se ha convertido en una auténtica actividad comercial, se trata a los contribuyentes como a verdaderos clientes a los que hay que captar. Y las empresas de alquiler de vehículos son muy suculentas. Atraer a una de éstas es un éxito comercial», explica Arnaldo, defensor de los intereses de los automovilistas en nuestro país.

Alcalde de Robledo

Y detrás de estos «éxitos comerciales» están los alcaldes que toman la decisión de competir en este mercado. A Mario de La Fuente, máximo responsable político de Robledo desde hace 16 años, no le gusta hacer declaraciones sobre este tema ya que considera que «esto sólo sirve para enturbiar la imagen de su pueblo».

Sin embargo, tras ser preguntado sobre los datos que informan de 34 vehículos por habitante, el político popular lo tiene claro: «Esto se debe a mi estupenda gestión, no hay nada más detrás y menos ilegal, sino estaría imputado». Además, se vanagloria por la política de bajada de impuestos llevada a cabo por el Gobierno municipal desde 2002: «Estoy dando calidad de vida para el pueblo, he pagado una deuda impresionante».

En la actual coyuntura económica, en la que los ayuntamientos luchan por cumplir el objetivo de déficit impuesto por Hacienda, las arcas de Robledo presentaron en el último ejercicio un superávit de 1,2 millones de euros.

Los presupuestos locales estiman una recaudación de 1,7 millones gracias al IVTM. De esta forma, el municipio de la sierra madrileña consigue más ingresos por este impuesto que por todos los demás, de naturaleza rústica y urbana, juntos -1.4 millones de euros-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *