Granizo y tormentas causan daños en el noroeste de la región

La intensa tormenta de viento, agua y granizo de esta madrugada ha  provocado en Galapagar y Torrelodones la caída de árboles de gran porte, tejas y carteles publicitarios, inundaciones en garajes, balsas de agua en la carretera y cortes de luz. En la zona oeste de la región, fundamentalmente en el municipio de Fresnedillas de la Oliva, el granizo ha dañado coches, tejados y paradas de autobús.

El jefe de sección de Protección Civil de Torrelodones, Rubén Equiluz, ha señalado que desde las 5.00 horas tres dotaciones de Protección Civil, Policía Local y Bomberos de la Comunidad de Madrid han trabajado en el municipio para paliar los efectos de la tormenta. “Aunque la tormenta ha cesado, aún siguen operativas dos unidades de Protección Civil atendiendo avisos”, ha indicado.

Equiluz ha explicado que la tormenta ha ido acompañada de “fuertes rachas de viento”. “Más que el agua, que también, lo que ha afectado a Torrelodones ha sido el viento, con numerosas caídas de árboles, caídas de tejas, desprendimiento de cornisas, entre otros efectos”, ha añadido.

En el caso de Galapagar, la madrugada ha sido “movidita” debido a la “gran granizada” que se ha registrado. Según el concejal de Mantenimiento Urbano, Angel Camacho, para paliar los efectos del temporal, el operativo en la localidad ha estado formado por más de 60 personas. “Han trabajado todas las dotaciones al cien por cien entre Policía Local y Protección Civil, con los bomberos de la Comunidad de Madrid”, ha indicado.

En Fresnedillas, hubo coches abollados y con las lunas rotas o rajadas, ramas por el suelo, jardines destrozados, canalones y tejas rotas, calles llenas de barro… Es el panorama que dejó  tras de sí una gran tormenta que descargó la pasada madrugada en Frensnedillas de la Oliva, acompañada de una granizada con bolas del tamaño de una naranja. Hoy, a las 4.00, un gran estruendo despertó a los vecinos de este pequeño municipio de la sierra madrileña. “No sabíamos que pasaba, parecía que se estaba cayendo la casa y ni siquiera nos atrevíamos a acercarnos a las ventanas”, relata Nayat, que vive con su marido y su niña de un año.

“Ha sido horrible, primero ha habido una tormenta a las cuatro y después ha repetido a las seis”, relata Olivia Ventura, portavoz del grupo socialista. “Pero nos tenemos que felicitar de que los daños hayan sido solo materiales”. Emergencias 112 informa que se han recibido 71 avisos de la zona noroeste debido a la fuerte tormenta. Lo peor, indica un portavoz de Emergencias, se concentró entre las cinco y las seis de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *