El emprendimiento llega a tu pueblo

Christina Rebel, fundadora de 2Pueblo, en el Hub de Islington.

FUENTE: EL MUNDO

Christina Rebel Moya nació hace 24 años en Holanda, vivió en China, Argentina y Oriente Medio, estudió en Nottingham y se afincó en Londres, pero nunca perdió sus raíces manchegas que le llegan por vía materna. En Fuente-Álamo (provincia de Albacete) la conocen como “la forastera”, aunque ella se siente en el fondo vinculadísima a esa tierra de molinos y gigantes, olivos y cepas.

Lo suyo es la investigación en emprendimiento social y sostenibilidad, algo que sonaba como a chino hasta hace bien poco. Christina habla un español perfecto, aprendido en los juegos infantiles en la plaza o en las múltiples escapadas a los cerros. Aunque nunca perdió esa cercanía, lo cierto es que tenía problemas para entenderse con la gente de su generación.

Un molino de Fuente-Álamo.Un molino de Fuente-Álamo.

Todo eso cambió con 2Pueblo, su proyecto de empresa social liderada por jóvenes, que ha logrado traer hasta el corazón de Londres el sabor y la esencia de la tierra de Don Quijote…

“Las ideas se moldean gracias a la gente que se involucra. Así fue cómo surgió 2Pueblo, que rescata lo mejor de nuestras tradiciones y reivindica al mismo tiempo la idea de un pueblo moderno, donde los jóvenes puedan labrarse su propio futuro. El problema del paro es tremendo en España, pero tenemos que saber ver la crisis como una oportunidad para experimentar cosas nuevas”.

“Tenemos que ver el emprendimiento como algo práctico y divertido”, asegura Christina. “Está claro que el trabajo no nos lo van a traer en bandeja. Lo mejor que podemos hacer los jóvenes es unirnos a gente en la misma situación y poner nuestra energía y nuestra pasión en una idea común. Eso fue lo que hicimos con este proyecto piloto que para mí simboliza todo el potencial que hay en nuestros pueblos”.

La historia arrancó pues hace un par de años, con un taller de emprendimiento social en Fuente-Álamo. Christina Rebel reunió a los jóvenes de su quinta y entre todos participaron en el ‘asset mapping’ (cartografía de recursos) para explorar las posibilidades reales del pueblo hacia el exterior, que pronto se decantaron hacia lo gastronómico.

De ahí brotó la idea de The Fountain & Poplar Extra Virgin Olive Oil, producido por la cooperativa local de aceite de oliva. El Jumilla de Bodegas San Dionisio, orgullo del pueblo desde 1957 y reconocido con el Baco de Oro en el 2004 por su crianza, necesitaba pocas presentaciones. La principal novedad estaba sin embargo en los quesos ecológicos de cabra del Cerrón, curados al romero, al pimentón, al vino tinto, a la miel y almendras…

“Los ingleses conocen el queso manchego, pero no saben que existe esta increíble variedad de sabores”, advierte Christina. “En Londres hay un mercado muy importante de consumo responsable y ecológico, así que organizamos un primer evento de cata de vinos y quesos para presentar nuestros productos”.

El lugar elegido no podía venir más a cuento: el HUB de Islington, el punto predilecto de encuentro de los emprendedores e innovadores sociales en el norte de Londres. Con 200 libras de su bolsillo, recuperadas gracias a las populares minibotellas de aceite de oliva, se puso en marcha una maquinaria casera de promoción y se tendieron los primeros puentes entre Londres y The Fountain & Poplar…

“Fue una experiencia única traer aquí a gente que nunca antes había salido del país”, recuerda la fundadora de 2Pueblo. “Los jóvenes en las zonas rurales son sin duda los más castigados por la crisis, y los que más necesitan ver que hay todo un mundo de posibilidades más allá de los cauces convencionales”.

Hubo un segundo evento, y también el popular ‘bocadillo lunch’ de cada miércoles en el HUB. Poco a poco se fue creando esa pequeña comunidad vinculada a ese pueblo que ya es para muchos londinenses algo más que un punto lejano en el mapa. Christina Rebel planea ahora una degustación de los quesos del Cerrón en un mercado local, aunque su punto de mira está aún más allá…

‘Will social innovation save Spain?’, fue la pregunta a la que intentaron responder Igor Calzada, Gorka Espiau (Innovalab), Brittany Koteles (AshokaU) o Nacho Arrizabalaga (FlexiTalent) en el encuentro celebrado el pasado noviembre en Londres. “No sé si la innovación social salvará o no a España”, responde Christina Rebel, que invocaba el espíritu cooperativo de Mondragón en un reciente artículo en ‘The Guardian’. “Pero está claro que la gente joven, y la no tan joven, ha cambiado de chip y está intentando hacer las cosas de otra manera en medio de la crisis económica”.

Mientras prepara sus próximos pasos (entre ellos, la edición de un ‘handbook’ o manual para hacer accesible y divertido el emprendimiento social), Christina Rebel sigue agitando desde Londres el ‘Let´s Start Up Spain’. Eso sí, su último pensamiento se lo dedica a su añorado pueblo, y más en concreto a su fuente más directa de inspiración: los abuelos…

“Mi abuelo Ricardo tuvo que emigrar a Holanda porque en España faltaba trabajo. Y fue mi abuela Carmen quien creó en el pueblo la empresa de distribución de bebidas. Gran parte de mi familia vive aún de ella. Me llena de orgullo pensar en la abuela como en una auténtica emprendedora adelantada a su tiempo“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *