La Vaquilla, la fiesta de los cencerros, el domingo en Fresnedillas de la Oliva

La Vaquilla es la fiesta de cencerros mejor conservada de la región. Tiene cuatro siglos de historia y forma parte del Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid. La cita de este año, el próximo domingo, 20 de enero, en Fresnedillas de la Oliva.

Este municipio serrano celebrará, ese día, la festividad de San Sebastián, su patrón. Con misa y procesión. Después, La Vaquilla, una fiesta en la que participa todo el pueblo pero donde los actores son los jóvenes solteros de la localidad mayores de 16 años.

Durante todo el día, el pueblo se convierte en una pista de continuas carreras donde los protagonistas tratan de sacar la propina al público para sufragar los gastos.

La Vaquilla está representada por un joven provisto de un armazón de madera con cuernos. El «alcalde» y el «algualcil» visten elegantes trajes, en contraste con el «escribano» y la «hilandera», ambos con una destartada vestimenta.

La tradición oral ya convertida en leyenda, dicen hoy en su Ayuntamiento, señala que el monarca Felipe II viajó desde El Escorial a Fresnedillas para presenciar la celebración de la fiesta, algún 20 de Enero de la segunda mitad del siglo XVI, entre 1556 y 1598. (Alonso Hernández, Pablo. «Memoria Histórica de Fresnedillas de la Oliva». Edita el Ayuntamiento de Fresnedillas de la Oliva. Año 2005.)

El ritual de la fiesta de La Vaquilla es algo complejo y sus matices hacen de esta celebración una de las más importantes de la Comunidad de Madrid. La fiesta se celebra bajo la advocación de San Sebastián que era, según cuenta la tradición, Capitán y Escolta del Emperador Diocleciano, en el siglo III de nuestra era.

Dicen los más antiguos del lugar que esta fiesta es un rito de iniciación, donde los niños se convierten en mozos, pues a partir de los catorce años ya pueden participar en la fiesta.

Todo gira alrededor de una representación lúdica por las calles del municipio, en la que una serie de personajes van entrando en escena. La nota más característica es el sonido ensordecedor de los cencerros que durante todo el día se puede escuchar por las calles del pueblo.

Curiosamente, es una fiesta principalmente masculina y aunque existe una figura femenina, es interpretada por un hombre. Las mujeres tienen una función más pasiva y son quienes preparan la indumentaria de los personajes como: sombreros, monos y adornos.

Estos son los personajes principales:

La Vaquilla.-Es el personaje principal. Está representada por un joven. Su función es de dirigir al grupo de judíos y a la par intentar cornear al Alcalde y Alguacil. Lleva un armazón de madera en forma de V, cruzada por palos en forma de U invertida llamadas costillas. La parte frontal consta de una cruceta en la cual están insertados dos cuernos de vaca. Todo ello cubierto por una tela o saco, en la parte de atrás cuelga un verdadero rabo de vaca. También lleva una divisa formada por cintas de colores.

El Alcalde.-Esta autoridad porta además de sombrero y traje un cetro de mando adornado con cintas de color blanco y celeste coronado por flores y del cual cuelgan cintas de colores y un cascabel. Las cintas de colores también asoman del bolsillo derecho del pantalón del Alcalde.

El Alguacil.- Va ataviado de sombrero y traje cruzado por una banda de derecha a izquierda. Al igual que el alcalde cintas de colores colgando del bolsillo derecho del pantalón.

El Escribano.- Viste traje oscuro en representación de su seria función. Sombrero de copa alta adornado con provocativas fotos y un gran lapicero que suele ser una varita para echar las que debe el forastero por los daños que ha causado la vaca. Su función es de recaudar y administrar junto con la Hilandera el dinero que les dan los forasteros y hombres del pueblo.

La Hilandera.- Popularmente llamada «la Guarrona» por su mala reputación. Siempre va acompañando a su esposo el Escribano.

El Vaquero.- Es otro personaje encargado de amenizar la fiesta y dar un descanso a los Judíos que cargan con sus cencerros. Cuenta historias y hazañas ocurridas en Fresnedillas de la Oliva en clave de humor, sobre el carro que hay en la plaza. Antiguamente el Vaquero además de hacer reír con sus bromas era el dueño de la vaca y la buscaba para evitar que la mataran.

Los Judíos o Motilones.- Son los mozos solteros del pueblo. Visten mono floreado, pañuelo al cuello, honda y cencerros o zumbas a la cintura enlazadas con una gran correa de cuero. Para evitar hacerse daño con el roce y el peso de los cencerros se envuelven en la cintura un costal. También llevan un gorro militar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *