Los castaños singulares de Zarzalejo

FUENTE: EL GUADARRAMISTA
 
Por César Herranz

Comenzamos por el de Cotanillo. Este ejemplar de castaño es formidable y colosal en cuanto a dimensiones. Su tronco tiene un perímetro de 7 m. Su estructura y porte, con el entrelazado de ramas abriéndose horizontalmente, le confiere un carácter totalmente siniestro y fantasmagórico. Se encuentra aislado en una finca en lo más alto de la sierra de las Machotas, al pie de un regenerado de pino albar y negral.

Para llegar a él hay que pensárselo dos veces. Desde la carretera que sube al Pto. de la Cruz Verde pasado Zarzalejo, hay un desvío que conduce al depósito de agua del Canal Isabel II. A partir de ahí, hay que seguir una senda en rampa continua hasta un cruce con un camino forestal, por el que hay que tomar la opción de la derecha.

Para llegar a el Castaño de Cotanillo hay que pensárselo dos veces

En total, se recorren como 2,5 km andando por una pendiente muy pronunciada, hasta que la senda desaparece y hay que tomar campo a través, dirección noreste hacia el ejemplar, que se ve ya desde lejos. Tras atravesar zarzales y paredes, así como zonas anegadas por arroyuelos, se llega hasta el castaño.

 

Castaño de la Fuente del Rey 

Este otro ejemplar, situado también en Zarzalejo, es más accesible que el anterior. Se llega a él a través del camino que parte de la calle Fuente del Rey en el pueblo, y que se pierde por el castañar. Al llegar a un desvío, se toma el ramal izquierdo, que conduce a través de unos grandes peñascos y por caminos sinuosos al castaño que crece entre unas grandes rocas.

El Castaño de la Fuente del Rey es más accesible que su congénere

Su estado es bastante regular, debido a la cantidad de ramas que ha perdido y lo intrincado de su posición. Tiene una gran rama a la interperie bajo las rocas. Las ramas que se apoyaban en las rocas del lado opuesto al camino, han sido cortadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *