El El Alcalde de Robledo de Chavela la toma contra una pancarta de la huelga sanitaria

El alcalde del municipio madrileños de Robledo de Chavela, Mario de la Fuente (PP), ha reconocido que a las seis de la tarde de ayer arrancó una pancarta en apoyo de la huelga sanitaria que estaba grapada en la pared del centro de salud del municipio. “Fui al centro de salud y vi clavada en la pared una pancarta. Había clavos, y hay fotos que lo pueden demostrar. Y por eso para arreglarlo vamos a tener que pagarlo con nuestros impuestos”, ha explicado el primer edil de Robledo. “Entré tras llamar a la policía local, pues tras 17 años yo sé cómo funcionan estas cosas. Pero los agentes no hicieron nada, sino que se limitaron a presenciar lo que pasaba”, ha relatado De la Fuente, que especifica que fue al centro de salud como ciudadano y no como regidor.

“Pregunté quién era el responsable, y le enseñé mi DNI. Y le dije que tenían que quitar la pancarta. Y final la quité yo. No fueron ni los policías ni la Guardia Civil, que no hicieron nada”, indica el alcalde, que también reconoce: “Le dije que por asepsia e higiene no podía estar con una camiseta en el centro de salud apoyando la huelga, sino que tendría que estar vestida igual que sus compañeros, de blanco”.

Por su parte, la médico Alina P. O. ha asegurado en una carta que el regidor le acusó de hacer propaganda política ante los carteles del interior del centro: “Señaló especialmente uno donde Mafalda grita ‘¡basta! de recortes y los corruptos de rositas”. La doctora, que sostiene que un agente de la policía quitó el cartel, también ha resaltado que Mario de la Fuente la acusó de vulnerar sus derechos asegurando que no estaba de acuerdo con lo que ponen los carteles. “Y  porque éste es un edificio público en el cual no cabe otra cosa que la atención sanitaria. No pareció importarle cuando le dije que justamente eso es lo que tratamos de defender, y que son también sus derechos. También dijo que es él quien paga mi sueldo con sus impuestos. Le recordé que yo también lo pago y que quizá también el suyo”.

La facultativa también ha acusado al alcalde de Robledo de amenazarla con denunciarla a la Consejería de Sanidad por no llevar puesta la bata blanca, incumpliendo por tanto las normas de asepsia, a su juicio. “Ante su prepotencia, no consideré necesario darle las correspondientes explicaciones de porqué no la llevaba puesta en ese momento”.

Según la Asociación de Médicos y Titulados Superiores (Amyts), el alcalde entró “de una forma desmedida” en el centro, donde había una médico de familia, una médico residente y una enfermera, y mandó a la Policía que arrancara los carteles, en lo que el sindicato califica como “el único incidente destacable” de la jornada de huelga de ayer.

Por su parte, la Asociación de Médicos Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM) ha señalado que el alcalde se presentó en el centro “protegido por dos policías municipales y una patrulla de la guardia civil” y tras “encararse con el personal de guardia, ha ordenado a los guardias que retirasen los carteles”, alusivos a la huelga. Según AFEM, el texto de la pancarta retirada decía: “la sanidad pública no se vende, se defiende”, ante lo que el regidor arguyó que “se trataba de propaganda política” y que no iba a tolerar “desórdenes” en el pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *