Gonzalez “aparca” los peajes que Aguirre quiso implantar en las vías regionales

FUENTE: EL PAIS

Fue la sorpresa de Esperanza Aguirre el pasado Dos de Mayo, el conejo que la expresidenta se sacó de la chistera en una entrevista el día de la fiesta regional. La implantación de un sistema de peajes en algunas de las autovías madrileñas, para obtener cash con el que mantenerlas, provocó un auténtico revuelo. La iniciativa tendrá que esperar, y tiene pinta de que no se aplicará, dadas las propias reticencias internas que levantó dentro del mismísimo Partido Popular, preocupado por la reacción de los ciudadanos de los municipios que solo dispusieran de una vía afectada por la nueva medida.

“Fue un proyecto que se estudió y que no tiene fácil aplicación técnica… Se estudió en su día que los usuarios contribuyeran al mantenimiento de las carreteras, que es de 165 millones de euros, pagando una cantidad, pero ese proyecto era una simple iniciativa. De momento está aparcada por su difícil aplicación técnica”, ha reconocido el portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria. Consciente de ello, el presidente regional, Ignacio González, busca métodos alternativos para cubrir ese coste, ya que la implantación de peajes duros en las vías más importantes de la región supondría un coste de montaje de 35 millones, a los que habría que sumar otros siete de mantenimiento anual de las nuevas infraestructuras. Además, el plazo para su establecimiento sería de al menos un año desde la publicación del concurso hasta la concesión del peaje.

De esta manera se confirma lo que ya barruntaba el exconsejero de Economía y Hacienda, Percival Manglano, el pasado julio, cuando reconoció que los peajes en cuestión no serían posibles “a corto plazo” y que se estaba estudiando ponerlos en marcha, “como pronto”, a lo largo del próximo año. La razón era que la necesidad de sacar a licitación el concurso para la explotación de los peajes y “ver en qué términos”. “Por lo tanto, los peajes no serían para este año”, resumió.

Precisamente la intención de Aguirre era que se aplicase lo antes posible. Al menos antes de que final de año. Con este nuevo sistema, en Sol esperaban recaudar 900.000 euros en 2012 y 30 millones en 2013, de acuerdo con sus estimaciones.

En la actualidad ya hay cuatro vías regionales (M-407, M-45, la M-511 y M-501) que se financian por el sistema de peaje en sombra, que cada ejercicio supone una sangría de 103 millones de euros a las arcas públicas. El modelo, que la propia Aguirre criticó en diversidad de ocasiones, es parte del legado de Alberto Ruiz Gallardón como presidente autonómico y consiste en que una o varias adjudicatarias construyen y gestionan las carreteras en cuestión y el Gobierno regional abona un canon anual por los vehículos que circulen por ellas.

Tras conocer la noticia, la Confederación Española de Transporte de Mercancías ha celebrado la retirada de la medida y ha subrayado que la aplicación de nuevos impuestos supondría una “grave injusticia” para el sector. Según explica en una nota la confederación, el transporte de mercancías es uno de los sectores que mayor carga fiscal soporta, por lo que una nueva tasa impositiva acabaría siendo la “puntilla definitiva” para numerosas empresas de transporte.

Los municipios afectados también han suspirado aliviados. El alcalde de Boadilla del Monte, Antonio González Terol (PP), ha expresado su satisfacción, especialmente en lo que afecta a la M-501, informa Efe. González Terol había solicitado hace unos días al consejero de Transportes que esta vía de acceso a Boadilla estuviera exenta del cobro de peaje porque es la única forma de acceder a la localidad por la configuración del municipio y del monte que lo rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *