Los vecinos no se conforman con luz y taquígrafos: quieren vídeos

Fuente: eldiario.es

 

A Roberto Samper le han echado nueve veces del pleno del Ayuntamiento de Pinto, en Madrid. Siempre por lo mismo: intentar transmitir en vídeo por Internet la sesión para que puedan verla el resto de vecinos que no están presentes. “Ya ni me piden los datos: me conocen perfectamente. Cuando saco la cámara, viene la policía municipal y me pide que abandone el salón”, nos explica Roberto. El momento de la expulsión, claro, está registrado en vídeo.

Como Roberto, decenas de personas se han apuntado en diferentes partes de España a la misión que propone Graba tu pleno, una web que defiende el derecho de los vecinos no solo a poder entrar a las sesiones de su Ayuntamiento sino a poder acceder a ellas a través de vídeo, sea en directo o con una grabación disponible inmediatamente, para mejorar el contacto y la vigilancia de los ciudadanos con sus representantes locales. Algunos ayuntamientos de ciudades o pueblos grandes tienen su propio servicio de streaming, es decir, retransmiten en el pleno en directo: en Madrid lo hacen Leganés o Ciempozuelos.

Sin embargo, la mayoría de municipios en España no ha regulado aún esa posibilidad. “Me dicen que sin autorización no puedo grabar. Pero claro, es una autorización para medios de comunicación, así que no te la dan si no eres un medio”, afirma Roberto. Su relato coincide en otros pueblos. Cuando se hicieron los reglamentos de los plenos nadie pensó en que llegaría el día en que los ciudadanos serían más ágiles tecnológicamente que las instituciones. Aquí el caso de Logroño: la presidenta del pleno advierte a la persona que graba de que solo la prensa tiene permiso para hacerlo.

 

Sin la grabación de Roberto, al que su alcaldesa (PP) expulsa recurrentemente, nadie desde fuera puede ver lo que sucede en el pleno de Pinto, que es un acto público al que puede acceder cualquier vecino hasta completar aforo. Los medios de comunicación están, pero ninguno lo graba todo. Las actas del pleno se suben a la web del ayuntamiento con semanas de retraso ( la última subida es de agosto de 2012) y la grabación oficial del pleno no llega estar a disposición de los vecinos de manera ágil. eldiario.es ha intentado sin éxito obtener la versión del Ayuntamiento de Pinto.

En Moraleja del Vino llevan desde julio esperando a que el Ayuntamiento apruebe la ordenanza sobre perros en el pueblo. Pero el alcalde ha decidido suspender los últimos tres plenos porque el grupo de concejales de Izquierda Unida los estaba grabando. En este vídeo del pasado 5 de octubre se aprecia una escena que ya se dió en julio y en agosto en la pequeña sala de reuniones que hace las veces de salón plenario en este municipio zamorano.

 

El segundo teniente de alcalde de Moraleja, Daniel Ovides, argumenta que “tal y como se ve en el vídeo, nosotros estamos de acuerdo con que se pueda regular el uso de grabaciones en el pleno, pero hasta que no esté regulado no podemos permitirlo. Hay que hacer las cosas bien”. Según Ovides, en los dos últimos plenos se iba a abordar el asunto como segundo punto del orden del día, pero “si graban ya antes de empezar, no podemos avanzar hasta el segundo punto”, nos explica. “La sala es muy pequeña y si no regulamos bien este asunto nos podemos encontrar con una sala llena de cámaras donde cualquier concejal puede tropezar”, añade Ovides. “Yo creo que lo ideal es que sea el propio Ayuntamiento el que se encargue de la grabación”.

Graba tu pleno, en el que participan vecinos, activistas y a veces concejales de partidos de la oposición, como en Moraleja del Vino, nace de la cámara de Félix Moreno, que desde 2009 se empeña en grabar los plenos de Ibi, en Alicante. “Yo iba a los plenos, como vecino, y me di cuenta del espectáculo tan triste que daban los concejales; luego me iba a los medios y me daba cuenta de que no reflejaban nada de lo que yo había visto. Empecé a grabarlo y a colgarlo en Internet”. Hasta que la alcaldesa dijo basta. Vídeo de 2010:

En grandes ciudades, las posibilidades de ver lo que pasa en un pleno son mayores. “En los pueblos pequeños, los medios dependen mucho de la publicidad o del dinero del Ayuntamiento, así que si no podemos entrar los ciudadanos a grabar, nadie independiente registra lo que pasa”, asegura Félix Moreno.

El método de Graba tu pleno es sencillo: entrar, grabar y en el caso de que se ordene explusión de la sala, seguir grabando para luego contar la expulsión. Con este tipo de vídeos han acumulado miles de reproducciones en YouTube. En casi todos los casos, la persona que graba dice que algo como “no tengo por qué irme, estoy ejerciendo mi derecho constitucional”, y citan a veces el artículo de la Constitución que protege la libertad de expresión. Eso sí, las normas de los plenos municipales las regula el propio Ayuntamiento.

En Graba tu pleno presumen de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Valencia de 2007 ( pdf) en la que el juez asegura que los ciudadanos tienen derecho a “conocer pormenorizadamente todo cuanto en un pleno municipal acontece” y que “la transmisión de información en nuestra sociedad no está restringida ni mucho menos solo a quienes sean periodistas”.

Sin embargo, su causa ha recibido un revés judicial reciente: el Tribunal Supremo acaba de archivar una denuncia de un miembro de Graba tu pleno contra el alcalde de Armilla (Granada), Antonio Ayllón, al que acusaba de delito de prevaricación por prohibir la grabación en las sesiones municipales. El juez critica a los denunciantes por acudir a la vía penal, justifica al alcalde y da por buena la prohibición “en aras de no entorpecer el derecho de representación y participación de los concejales y el derecho a la propia imagen de la Policía Local”. Por la vía administrativa, un juzgado de Granada sí ha dictaminado que las sesiones pueden grabarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *