PATRIMONIO NACIONAL EVITA UN GRAN INCENDIO EN LA HERRERÍA

A las 21.15 de la noche del sábado 8 de septiembre, en vísperas de la Romería de San Lorenzo, se dió la alerta de varios focos de incendio en el Bosque de la Herrería frente el Monasterio de San Lorenzo y, durante algún tiempo, se temía que otro gran incendio podría destrozar una de la joyas naturales más importantes de la Comunidad de Madrid, un robledal de gran valor ambiental e histórico.

Un foco cerca de la Cueva del Oso
Durante el día de hoy, en la Romería de la Virgen de Gracia, Entorno Escorial ha podido hablar con muchos testigos, dos grupos de retenes de la Comunidad de Madrid, un agente forestal y el Director de Patrimonio Nacional en San Lorenzo de El Escorial, Manuel Terrón para contar como se evitó una tragedia para San Lorenzo y El Escorial.

Un foco en el Camino de Los Ermitaños
El pirómano eligió bien su hora porque los trabajadores de Patrimonio habían acabado su jornada a las 21.00 y los helicópteros y hidroaviones no pueden operar durante la noche. Por suerte, Patrimonio reaccionó con celeridad y los trabajadores volvieron enseguida a sus puestos; también su llamada a la Comunidad de Madrid fue atendida muy rápidamente, sin la autorización habitual de un ingeniero de montes, para movilizar todos los equipos de rescate posible. Vinieron veinte dotaciones de toda la región y sobre las dos de la madrugada el incendio fue apagado, aunque durante el día de hoy dos grupos de retenes refrescaban y vigilaban los focos. Un total de dos hectareas de bosque fueron afectadas por el incendio en terrenos de Patrimonio Nacional y en una finca particular colindante.

El foco más grande
Otros factores también influyeron en evitar una gran conflagración según un agente forestal. Primero, la temperatura estaba relativamente baja, había humedad atmosférica y no hubo viento en este momento. Por eso, el fuego quemó los matorrales en los cuatro focos pero no logró prender en los troncos de los árboles. También fue importante que la Herrería fuera un bosque de árboles frondosos y no de pinos resineros. Según Manuel Terrón, en las mismas condiciones un pinar habría ardido con mucho más facilidad.

Es obvio que el incendio fue acto de un pirómano pero es difícil entender el motivo; en caso de terrenos de Patrimonio no puede haber ningún motivo económico como en Robledo y Valdemaqueda. Varios romeros apuntaron que en años anteriores (2011 y 2009) también hubo conatos de incendios en la Herrería justo antes de la Romería de la Virgen de Gracia y que el pirómano puede tener algo en contra de la romería sanlorentina.

Lo único que podemos hacer es dar las gracias a los que evitaron la tragedia y reflexionar sobre ello. Primero, el trabajo de Patrimonio durante todo el año ha sido clave tanto como su rápida reacción. Segundo, el hecho de que los retenes conocieran la zona ayudó mucho en la extinción del fuego en horas nocturnas. Tercero, los bosques autóctonos de frondosos son mucho más resistentes al fuego que las plantaciones de coníferas.

Una última reflexión tiene que ver con una propuesta que Entorno Escorial lleva tiempo considerando y que en breve el grupo va a presentar a Patrimonio: restricciones en el tráfico o el posible cierre de la pista que sube desde la carretera hasta la Silla de Felipe II con el fin de evitar aglomeraciones de coches y reducir el riesgo de incendio. En este caso quizás el cierre hubiera complicado las cosas para el pirómano; un criminal a pie es más vulnerable que uno motorizado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *