Sobre inversiones idiotas en Valdemorillo y Fresnedillas de la Oliva

Escrito por OPINIÓN/ Román Villalba | 05 Junio 2010

Por tierra, mar y aire.

Hablando de inversiones idiotas y a cuenta del futuro parking subterráneo de Fresnedillas (llámenme paleto, pero ya me contaran ustedes para que quiere el pueblo de Fresnedillas un parking subterráneo) en Valdemorillo esta la inversión más idiota de todas: la Plaza de Toros de la Candelaria y una que es una idiotez no haber acometido, un nuevo colegio.

La Candelaria, edificio inútil, sin más uso que el taurino por defectos acústicos graves y mal planeamiento de la calefacción y el aislamiento, es del pueblo solo siete días al año, el resto de EDISAN hasta el año 2023. En esta mole Valdemorillo ha enterrado 12.000.000 € en metálico, permutas de suelo con EDISAN y chorradas varias.

Entre el suelo permutado alguno bien hubiera servido para levantar un colegio, por ejemplo el que donó D. Paulino Gamella frente al Cuartel de la Guardia Civil de Valdemorillo.

Plazas de aparcamiento en Fresnedillas a “cojón de mico”

Como lo fue en su momento el parking de Valdemorillo, que a diario no esta ocupado más allá del 40 % y los fines de semana incluso menos, el parking que se proyecta en Fresnedillas de Oliva, sin duda, se trata de una nueva inversión idiota, dicho con todo el respeto hacia el equipo de gobierno popular jarando, que sus razones tendrá.

Valdemorillo ya gasto un prisma de hace diez años en inversión parecida. En el parking de Valdemorillo, ya pueden poner la hora a 10 ctm que los 500 metros de paseo a la plaza del pueblo tiran para atrás al perezoso que todos llevamos dentro. Valdemorillo tiene más del 50% de su población fuera del casco urbano, o sea que en Fresnedillas calculen ustedes lo que va a ocurrir.

A la tontería que supone no proyectar, en el caso de de hacer, un parking subterráneo en el mismo centro del casco urbano como en San Lorenzo y Robledo de Chavela donde tampoco se crean ustedes que hay habitúalmente cola para aparcar, en el caso jarando se suma el hecho de que el subsuelo de la localidad es granito gris del más duro de España y Europa con un coste de excavación es imposible calcular excepto si se dice que es mucho. En todo caso, las previsiones mas dulces dicen que la plaza de aparcamiento sale “cojón de mico”, unos 15.000 € unidad.

¿Porque no un modesto descampado para las riadas de turistas que vendrán al museo lunar?

Suponiendo, y es mucho suponer, que riadas de turistas japoneses acudan al futuro museo lunar y al centro de interpretación de aves de próxima inauguración en Fresnedillas, bastaría con habilitar un descampado al estilo Cañada Real de Peralejo para treinta, cuarenta coches y algún autobús. Con eso sobra. De esos descampados hay abundancia en Fresnedillas. Se trata de parcelas en estricto estado de especulación, algunos a menos de 200 mts2 de la plaza del pueblo de Fresnedillas.

Otra cosa es que se crea que el urbanismo es el arte de sacar cuantos más metros mejor de edificación en el menor sitio posible y al mayor precio posible, y no una noble herramienta técnica de ordenamiento urbano al servicio de políticos de todas las tendencias e ideologías.

¿Es La Plaza de Toros de la Candelaria de Valdemorillo la inversión más idiota?…

De inversiones idiotas saben mucho en Valdemorillo: un Mercado Municipal que nunca lo fue y hoy es un deficiente, por no decir irregular, Pabellón de Fiestas, la referida Plaza de Toros, el proyectado en el extrarradio Centro de Día para la tercera edad y dependientes (que ya me contaran ustedes el paseo que se van a dar los abuelos), una peatonalización light que no apuesta por una cosa ni por la contraria, el Polideportivo Municipal a tres kilómetros del casco urbano, una Escuela Infantil y el Polideportivo Cubierto de Eras Cerradas con acceso por vía pecuaria hormigonada de tapadillo, un INES sin acceso o aparcamiento urbanizado por lo que se embarra todos los inviernos

No, la más idiota es no haber hecho colegios

Siendo alguna de las inversiones de la lista bastante idiotas, carentes de sentido común, la más idiota es la inversión que no se ha hecho, a saber, centros educativos Viene esto a cuento por la orden no escrita que se ha cursado a los dos colegios públicos de la Villanueva de la Cañada (Santiago Apóstol y Maria Moliner) para no admitir a más niños de Valdemorillo excepto que sean hermanos de alumnos ya matriculados. Esta orden se negara que existe pero ya han sido varios los padres y madres de Valdemorillo los que nos han comunicado que han recibido la noticia.

Cortar la salida de los niños hacia estos colegios, obliga a los padres que, en el uso de un derecho reconocido públicamente por la presidenta Aguirre, aunque una cosa es lo que dice y otra lo que de verdad pasa, quieren llevar a sus hijos a un centro bilingüe a buscar sitio en la concertada de Villanueva del Pardillo y Villanueva de la cañada o “resignarse” al Juan Falco que , aún habiendo mejorado sustancialmente en los últimos años, sigue ser sin ser bilingüe, lo que muchos padres consideran fundamental en estos tiempos.

La gestión ausente e inepta de la concejala de educación

Milagros González Argüeso es una concejala difícil de superar en su ineptitud. Rodeada de su guardia mora de la Casa de Cultura es la viva demostración de lo poco que se puede hacer sin imaginación y sin dinero. Imaginación no tiene, ahora dinero támpoco. En consecuencia, no hace nada.

Como concejala de educación no conoce los datos reales de la población escolar de Valdemorillo. Tal y como ha reconocido en pleno, no tiene estadísticas. Un día pregunto Manuel Franco si sabía cuantos escolares se desplazaban fuera de Valdemorillo y acertó a decir que “mas o menos el 50%” y eso porque hizo, con todos los respetos, “la cuenta de la vieja” sobre la marcha.

Su gestión ausente, propicia que el Juan Falcó no sea a fecha de hoy un colegio bilingüe. También propicia, en este caso en estrecha colaboración con la regidora, que en esta legislatura no se haya culminado ningún proyecto de instalación de colegio en Valdemorillo.

“Si los padres de Valdemorillo pidieran plaza en el pueblo, habría que habilitar aulas portátiles”

El otro día, alguien del equipo de gobierno me dijo que lo que tenían que hacer los padres es pedir plaza en el Juan Falcó para presionar a la Comunidad de Madrid. Le conteste que menos mal que no lo hacían porque si no habría que habilitar aulas portátiles en el colegio y el instituto para que 500-600 niños y chicos en edad escolar obligatoria pudieran estudiar en Valdemorillo.

Si hay suelo para instalar centros escolares

Cada vez que se pregunta por el tema en pleno municipal, además de hablar del asunto como si el problema fuera de otros, el equipo de gobierno echa la culpa a la falta de suelo para instalar nuevos centros escolares. Esto es rigurosamente falso. A saber, grande o pequeño hay suelo escolar en Puentelasierra, Jarabeltran y Pino Alto y suelo dotacional susceptible de ser recalificado con muy poco esfuerzo en Cerro Alarcón y Mojadillas. ¿ No hubiera servido este solar para un colegio?. Se permuto en la operación de la Plaza de Toros. Ahora es propiedad de EDISAN.

además, la Ley de Urbanismo de la Comunidad de Madrid habilita formulas que permiten disponer de suelos en función de su interés social o bien común – el mismo interés y bien que el de la escombrera o del que se hecha mano para con la excusa de embellecer la entrada al pueblo, recalificar la Fabrica de los Bravos -. Otra cosa es querer decir a los propietarios de suelo que lindan con el Instituto, por ejemplo, que su suelo es necesario para el desarrollo del pueblo y actuar en consecuencia.

Y se podría conseguir

Porque, ¿si se habilitan 120 viviendas en el entorno de la fabrica vía modificación puntual de normas, no se puede hacer lo mismo para conseguir suelo escolar en esta u otra zona del pueblo? Rotundamente si. Ocurre que en el caso del suelo escolar solo se hace rico todo el pueblo y no cuatro, lo que en la practica impide se engrase la verdadera maquinaria urbanística que mueve Valdemorillo: la pasta gansa, el interés especulativo.

Mientras tanto, el 50% de los escolares de Valdemorillo estudian fuera del pueblo por lo que no participan de la vida social, las actividades, las tradiciones, la cultura de una localidad que con 11.500 empadronados tiene la vida y los servicios de un pueblo de menos de 5.000 habitantes.

P.D: El próximo día prometo hablar del sueldo de los alcaldes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *