Las Seis Horas, segunda parte

Ya hace mas de 30 años que el Dr Cooper sistematizó un método para acercar la actividad física a una población cada vez mas sedentaria. De a poco su famoso “footing” o “joging” devino en atletismo popular una casi pasión de multitudes y los antiguos trotadores devinieron en atletas populares. Hoy los corredores populares somos una especie de buena plaga que invade calles y arcenes, parques y bosques. Cada día se rompen records de participación en carreras que de tanta contuinidad ya son un clásico: la San Silvestre Vallecana convoca a mas de 35000 corredores, el Maraton de Madrid (42kms) a cerca de 8000, el de Berlin 30000, el de Londres casi 40000. Con esa cantidad de público y una enorme oferta de carreras que cada semana invade el calendario nuestra apuesta sonaba a audacia: queríamos una carrera diferente que justificara sin paliativos el viaje de los corredores a Fresnedillas. Pensabamos conseguir una prueba seria en lo atlético y festiva en todos los demás aspectos que sirviera para lograr grandes records y al mismo tiempo que permitiera que las familias pasaran un buen sábado por la tarde visitando nuestro pueblo. Finalmente el clima nos acompañó y los 80 corredores venidos de toda España y de algunos países europeos se apropiaron de nuestra calle Real. Hemos logrado crear un evento que promete convertirse en un clásico del calendario atletico popular de la Comunidad de Madrid. La prueba consistió en recorrer la mayor distancia posible en una cantidad de tiempo determinado sin salirse del circuito de 1200 metros marcado en el pueblo. El ganador rondó los 65 kilometros pero tambien hubo corredores de 10 a 20 kms. Mientras tanto desde las calles de nuestro pueblo se aprovechaba tanto el sol como el espectáculo. Cuenta uno de los corredores, como muestra del clima que se vivió: – voy corriendo por la cuesta infernal y se asoma una señora ya mayor y pregunta a la policia local: “¿qué hacen estos?” -“están corriendo 6 horas seguidas por el pueblo” – “UUUyyyyyyyy qué burrada”. Y mirándome dicee: “pues ese no va a aguantar…está gordo” Cada corredor se llevó además una bolsa con un queso de La Cabezuela, un pan de El Arbol del Pan y un libro de nuestra Fiesta de la Vaquilla y los tres primeros un trofeo cada uno. Fue una tarde de sábado de fiesta que esperamos repetir en 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *