El 7 de Junio tienes una cita

El día 7 de  Junio tienes una cita, una cita con tu futuro, con el de tus hijos, con tus condiciones laborales, con tus derechos, CON EUROPA.

 

voluntarioseuropa

Nosotros, trabajamos todos los días para hacer un pueblo mejor, pero también para hacer un país mejor y una Europa mejor. Y creemos que Europa será mejor cuánto más socialista sea. 

Alejandro Cercas, Eurodiputado socialista nos lo ha demostrado encabezando la lucha contra la Jornada de las 65.

Creemos en una Europa de los derechos, en una Europa Igualitaria y para eso nos ponemos a trabajar, pero  una vez más  queremos contar contigo, no hasta dos o hasta cuatro, si no contar contigo.

Por eso, si quieres trabajar por la Europa de la Igualdad te invitamos a ser voluntario en la campaña de las Europeas. Para ello deja aquí o en nuestro blog un comentario o manda un mail a psoefresnedillasdelaoliva@gmail.com.

70 Años.

El 1 de abril se cumplen 70 años del fin de la guerra civil que se inició en julio de 1936 -cuando el general Francisco Franco se levantó contra el gobierno legal republicano-, se extendió hasta 1939 y causó casi 600.000 víctimas mortales. 

Pero no hubo muertos sólo en la guerra, la dictadura acabó con la vida de otras muchas personas y convirtió España en un inmenso penal.

Muchos de ellos eran compañeros de nuestro partido o de otros partidos de izquierdas. Todos ellos lucharon primero por defender la legalidad y después por devolver la libertad y la democracia a España. Y todas nuestras voces serán pocas para darles las gracias como se merecen.  Por que a ellos les debemos el país que tenemos.

Gracias.

0 comments for “El 7 de Junio tienes una cita

  1. rosangulo
    02/04/2009 at 7:09 am

    Enhorabuena por todo el trabajo diario que hacéis en Pro del progreso del pueblo a pesar de sus dificultades y muchas veces del poco entendimiento.
    La Guerra Civil acabó hace mucho tiempo, pero todavía quedan muchos cabos sueltos que tendrán que solucionarse: “Memoria Histórica” que el PSOE sacó una Ley muy liviana y que no ha solucionado nada, esperemos que la retomen y la remodelen para que esa deuda pendiente quede saldada.
    “¿Son estos soldados que veo lánguidos y hastiados los que han ganado la guerra? No, ellos quieren regresar a sus hogares adonde no llegarán como militares victoriosos sino como extraños de la vida, como ausentes de lo propio, y se convertirán, poco a poco, en carne de vencidos. Se amalgamarán con quienes han sido derrotados, de los que sólo se diferenciarán por el estigma de sus rencores contrapuestos. Terminarán temiendo, como el vencido, al vencedor real, que venció al ejército enemigo y al propio. Sólo algunos muertos serán considerados protagonistas de la guerra.”
    Los girasoles ciegos de Alberto Méndez.
    SI EL CORAZÓN PENSARA DEJARÍA DE LATIR (Primera derrota: 1939)

  2. Alnitak
    02/04/2009 at 8:17 am

    Rosa, la ley de memoria histórica es una Ley que no sé queda corta en cuanto a contenido, pero si va con retraso su desarrollo, cosa que por desgracia sucede muy amenudo en nuestro país. Sin embargo el contenido de “justicia” ya está en marcha ya se pueden solicitar:

    Concesión de la nacionalidad española (A voluntarios de Brigadas Internacionales y a descendientes de españoles (A partir de 28 de Diciembre de 2008)

    Declaración de Reparación y Reconocimiento personal (Solicitud de declaración a los afectados por persecuciones, violencia, condenas o sanciones durante la Guerra Civil y la Dictadura).

    Lo que falta pues son las medidas económicas en forma de reparaciones que le acompañan y el cumplimiento por parte de los aytos de lo que se refiere a la nomenclatura de las calles.
    Después de más de 30 años de democracia Zapatero ha sido el unico presidente que ha encarado el problema aunque todos los anteriores tuvieron la oportunidad y no lo hicieron.
    Y la justicia con los luchadores de la democracia se tenía que haber hecho tan pronto como se restauró la libertad.

  3. rosangulo
    02/04/2009 at 10:42 am

    Estoy de acuerdo en lo que dices, y todo eso dice la ley y por eso pienso que:
    -Que el Gobierno no ha dispuesto el organizar y costear de manera directa y lo más rápido posible la búsqueda e identificación de los restos que permanecen en fosas comunes.
    -Tampoco compensa económicamente a las familias republicanas a las que Franco expolió de todos sus ahorros ya que en esa época estaba la prohibición de tener papel moneda “puesto en curso por el enemigo” obligó a muchas familias a depositar sus ahorros en los banco. A cambio, sólo obtenían recibos que nunca pudieron cobrar. Desde entonces reivindican la devolución de sus bienes, que hoy, una vez actualizadas las cuentas, ascienden a unos 12 millones de €.
    – Tampoco se articula ninguna devolución de los restos de las víctimas a sus familiares. Esta tarea la realizan las asociaciones a través de voluntarios.
    – Esta ley debiera de haber tenido más valentía y el Gobierno ser el que hiciera cumplir todo el articulado y no dejarlo en mano de los Ayuntamientos y las Autonomías.
    – Hablan de una Oficina para las Víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura y parece que esta oficina todavía no está creada y los familiares tampoco pueden llamar para informarse.
    – El auto de la Audiencia Nacional dice que no es urgente abrir las fosas cuando los que serían reparados son gente anciana “alucinas”.
    Hacer leyes en las que no se cree o se cree a medias o se cree únicamente cuando conviene, acaba siendo un mal negocio legislativo, un pésimo negocio político y un feo negocio ético. La Ley de Memoria Histórica fue una ley a medias inspirada por una fe a medias. En contra incluso de sectores muy significativos del Partido Socialista que consideraban temerario, o por lo menos inconveniente, internarse en ese comprometido territorio sembrado de minas y de muertos, fue el presidente Zapatero quien impulsó personalmente esa ley, y es a él por tanto a quien hay que pedir explicaciones.
    El presidente quiso dar digna sepultura a quienes no la habían tenido, pero si las víctimas a quienes iba dirigida la ley fueron en su día enterradas malamente y a medias, ahora resulta que las pobres están siendo también desenterradas a medias, exhumadas a medias, dignificadas a medias. Lo único que hicieron completamente y a conciencia fue morirse.

  4. Alnitak
    02/04/2009 at 11:23 am

    Rosa, creo que llevas razón los planteamientos, pero aqunue creo que todo el mundo tiene derechoa enterrar a sus muertos y que eso es fundamental para el proceso de luto de las personas no se si es el gobierno el que tiene que sufragarlo. Por hacer demagogia gratuita, todo el mundo tiene derecho al trabajo, pero no todo el gobierno no tiene por que contratar a todo el mundo.
    En cuanto al dinero y bienes, ahí, por mi experiencia personal andaría con mucho ojo, por que si bien devolver el dinero me parece lo justo creo que hay bastantes impedimentos legales para hacerlo. Lo de los bienes, sin duda es complicado por que si que creo que es peligroso. Aquí hay gente que ha ido a casa de los que les “robaron” a recuperar su ajuar, por ejemplo.
    Lo de que no sea urgente, te doy la razón, sin duda.
    Pero me pregunto (Demagogia II) ¿qué le parecerá a un parado que el gob. haga una inversión de por ejemplo 12 millones de Euros en abrir fosas?

  5. redgoman
    02/04/2009 at 7:25 pm

    Me parece que este país no tiene muchas ganas de recuperar “la memoria histórica” a no ser para recordar los goles de Puskas.

    Alemania ha asumido plenamente su pasado nazi. En los antiguos campos de exterminio se mantienen museos donde se recuerda a las víctimas del holocausto y a sus verdugos. Sin duda muchos alemanes se ruborizan al recordar “este pasado”, pero son conscientes de que su vergüenza sería insoportable si hicieran la vista gorda y pretendieran continuar escribiendo su historia como si nada.

    Argentina y Chile han sufrido recientemente sus respectivas rebeliones militares con el consiguiente exterminio de opositores. Sus gobiernos democráticos posteriores han tenido la altura histórica suficiente para encausar a los militares asesinos y desenterrar los cadáveres que han sido localizados. Estos países han demostrado al mundo tener cierta dignidad.

    “España es diferente”. 70 años después del final de la guerra civil y de la represión sangrienta que la siguió, más de 100.000 cadáveres sin identificar descansan enterrados en diversos lugares de la “piel de toro”, ajusticiados sin escrúpulos por la vía rápida. Los políticos protagonistas de la “ejemplar transición democrática española” hicieron del pragmatismo virtud y se taparon las narices ante este hedor histórico, pues eran conocedores de lo ocurrido.

    El terror que propagó el régimen fascista de Franco no puede ser sanado. Pudo ser aliviado en el momento histórico oportuno. Ahora, cuando muchos de los familiares de las víctimas han muerto, es demasiado tarde. Me temo que también es demasiado tarde para la dignidad de la democracia española.

  6. icilalune
    02/04/2009 at 8:15 pm

    España es un país raro. La dictadura se murió de muerte natural en el 77, es decir hace ya 32 años y sin embargo hace muy poco sacaron la ultima estatua de franco y hay ayuntamientos que todavia lo tienen como hijo predilecto. Este gobierno cumplió con valentia con la obligacion moral de sacar adelante una Ley de Memoria Historica a pesar del desgaste politico que le produjo. Ninguna ley por mas completa que sea va a poder reparar decadas de olvido, de injusticia, de negacion. Hoy quienes buscan a sus muertos ya no son parias. Hoy son parias quienes sostienen los homenajes a los franquistas. El vaso, con esta ley, está medio lleno y sin esta ley estaba bastante vacío. Esta ley es perfectible, mejorable, pero establece un principio de justicia y una posición clarisima del estado frente a los golpistas y a las victimas del golpe y eso es mucho mas que lo hubo en los ultimos 70 años. Es injusto hablar de cobardia de parte del gobierno.

  7. rosangulo
    03/04/2009 at 8:13 am

    Voy a hacer un poco de historia:
    La Transición, fue el resultado de “la unión de dos debilidades”: por un lado, los reformistas del régimen franquista carecían de fuerza moral suficiente para imponerse a los ultras del régimen, que controlaban las fuerzas armadas y gran parte del aparato del Estado, para conseguir un régimen que fuera homologado por los países europeos. Por otro, la oposición democrática, tampoco disponía de fuerza suficiente para, acabando con los poderes reaccionarios en el poder, imponer una ruptura sin resquicio, e implantar en aquel momento la III Republica. De ahí que estas dos “debilidades” pactaran para conseguir desplazar a los ultras y abrir un proceso democrático, por el que pasaba: la aceptación de la monarquía parlamentaria, la amnistía a todos los criminales de la dictadura franquista, el olvido del pasado reciente y la impunidad.
    Y así fue como se hizo. No olvidemos que la Ley de Amnistía del 77 fue una ley de punto final para todos los criminales franquistas. Ni se pidieron responsabilidades, ni se movió a un solo militar o miembros de los cuerpos armados.

    Pero el precio más caro de este pacto fue la imposición del olvido a la memoria en todos los niveles: A la Republica; a los hombres y mujeres que lucharon y padecieron toda clase de sufrimientos en la defensa de los valores de libertad , justicia y solidaridad; a los centenares de miles de muertos en las fosas comunes; a los exiliados por todos los rincones de Europa y América; a los guerrilleros que continuaron luchando con las armas en la mano y en condiciones inimaginables; a los campos de concentración; a las torturas; a los fusilados al amanecer en los muros de los cementerios; a los batallones de trabajos; a los Tribunales militares y de Orden Publico. Y especialmente los ejecutores de todas esas violaciones de derechos humanos. Como si nada de esto hubiera ocurrido.
    El olvido a la memoria fue uno de los objetivos de los sucesivos gobiernos de la transición. Era primordial apoderarse de la memoria y del olvido de la gente, para que la memoria institucionalizada sirviera mejor a los intereses de los gobernantes. Así pues, todos los gobiernos de la transición pusieron todo su empeño en convencer a la gente que había que mirar al futuro y olvidarse del pasado; había que construir la democracia olvidándose de la tragedia que supuso la guerra y la dictadura; había que mantener el miedo a la memoria del pasado reciente, para que no nos ocupáramos de reabrir heridas que podrían enfrentar de nuevo, las dos Españas. Mirar el futuro era la consigna
    Incluso los gobiernos de izquierdas (el PSOE), siguió este juego

    En consecuencia de todo lo dicho, el Estado español debería reconocer la vigencia de las normas internacionales y aplicarlas en su normativa interna, cosa que a mi entender no lo hace en la Ley de la Memoria histórica. En efecto:

    – La Ley de la Memoria Histórica en su actual redactado, implica un reconocimiento de la legalidad franquista, por cuanto dice que los tribunales represivos y las sentencia de éstos, si bien son injustos e ilegítimos, son legales de acuerdo con las normas franquistas, y por ello no pueden ser declarados nulos.
    – No reconoce ni aplica la normativa internacional de Derechos Humanos, ni las leyes penales internacionales.
    – No suprime el articulo 7 de la Ley de Amnistía (27-X-77) que declara prescritos los delitos que se hubieran cometidos después del 17 de julio de 1936
    – No condena de forma expresa en el articulado de la Ley, el alzamiento militar contra la Republica
    – No declara la nulidad radical y de oficio de las sentencias y resoluciones dictados por los tribunales represivos creados durante la guerra y la Dictadura franquista.
    – No reconoce el derecho de reparación a las víctimas. Limitándose a unas indemnizaciones puramente simbólicas, e incluso discriminando a las victimas según la fecha en que hayan sido ejecutadas.
    – No reconoce que la investigación, apertura, e identificación de los cadáveres encontrados en las fosas comunes, corresponde a los jueces, fiscales, forenses y demás técnicos, y naturalmente por cuenta del Estado.
    – Tampoco me satisface la normativa referente a los monumentos, nombres de calles y demás homenajes a personajes culpables de violaciones graves, por la dificultad de su eliminación, como hemos visto últimamente por las declaraciones de representantes de la Iglesia o mandatarios civiles del PP.
    – Y menos aún el destino al Valle de los Caídos, pues queda como estaba.

    En fin es una Ley dictada bajo el síndrome del miedo a la memoria, a no crear problemas con el partido de la oposición y con espíritu mezquino con las victimas. Con ello no quiero decir que todo es negativo, y es mejor tener algo que nada, por eso creo también que con el tiempo se irá mejorando por el bien de la memoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *